Exclusiva promo por tan solo $4,99 disfruta 1 mes de videos sin publicidad y zona vip gratis, haz click aquiUnete a nuestro nuevo grupo de telegram para enterarte del contenido nuevo subido a diario
>>
720pme seduce mi tia y follamos parte 2
gratis -3k15m
720pme seduce mi tia y follamos
gratis -4.9k15m
480pClover Baltimore - mi mama ayuda a mi tia a quedar embarazada y me pide ayuda
gratis -8.2k36m
480pEncuentra a su tia duchandose y terminan follando
gratis -8.3k32m
480pTia al rescate
gratis -5.3k15m
480pMi Tia llega de sorpresa
gratis -9.5k57m
480pMi ardiente tia adoptiva me deja espiarla
gratis -10.4k44m
480pEncuentra a su tia en la ducha y terminan follando
gratis -3.8k24m
480psobrino se folla a su tia mientras duerme
gratis -9.1k32m
480pchantajeo a mi sexy tia y la termino follando
gratis -5.1k19m
480pfollando a mi tia adicta al sexo mientras mi tio no esta
gratis -8.2k26m
480pmi madre me hace follarme a mi tia
gratis -8.7k60m
22 Jan 2024Views 23Diana mi tia, nuevo encuentro Diana, vuelve a encontrarse con el hijo de su hermana, durante un viaje del joven a Zaragoza. Pese a tener varios encuentros la mujer siempre intento evitar que se corriera dentro. Pero en los ultimos dias, en plena epoca de fertilidad, acude al apartamento del joven donde termina copulando ardientemente, volviendo a recibir el semen fecundo de su sobrino.

continuacion de DIANA MI TIA.

Realmente me quede bastante preocupado al saber que mi tia Diana habia quedado embarazada, y que probablemente hubiera sido productos de aquellos dias en que pase a solas con ella. Cierto o no, regrese a Gran Canaria, tras obtener la licenciatura en derecho. Al poco tiempo, una empresa de construccion bastante afamada, me contrato, y comence a trabajar, llevando los servicios juridicos de la misma.

A traves de mi madre, y alguna que otra llamada de mi tia, conoci que el embarazo habia resultado bien, y que habia tenia un hijo. Aunque en varias ocasiones fui a Madrid, no me atrevi a acercarme a Zaragoza, pesa a la insistencia de aquella. Y asi transcurrio casi dos anos mas. Conoci a una joven, con la que entable una relacion, pasando varios fines de semana juntos, pero aun continue soltero y en casa de mis padres.

Por circunstancias del destino, la empresa me comunico que se iban a impartir un Master sobre Urbanismo y Cuidad en la Universidad de Zaragoza. La empresa estaba interesada en conocer las nuevas inquietudes urbanisticas, y los reglamentos juridicos, por lo que el comite ejecutivo propuso que me trasladara alli y acudiera al mismo. La propia empresa accedio a subvencionarme las tasas del Master y abonarme el sueldo integro durante ese tiempo. Lo unico que tuve que pagar fue la estancia y el traslado. Como el Master estaba previsto que se desarrollara en aproximadamente dos meses, alquile un apartamento en la ciudad, cercano a la Universidad.

Mi propia madre, al saberlo, me encomendo que tenia que llevarle un regalo para su sobrino y otro a su hermana. No pude negarme. Igualmente tuvo que adquirir un regalo igualmente por mi parte. Mi novia, no podia acudir durante tanto tiempo, por cuanto tenia trabajo fijo, aunque quedamos en que regresaria algun fin de semana.

Asi las cosas, tome el vuelo a Madrid y de alli me desplace a Zaragoza. La primera semana la dedique a hospedarme y acudir a las primeras clases del Master en la Universidad. Solo tenia que acudir por la manana, estando la tarde libre. Al cuarto dia recibi una llamada de mi tia Diana. Tras ponerme al telefono, se enfado bastante por no haber acudido a visitarla. No me que quedo mas remedio que decirle que el viernes de esa semana iria en la tarde.

Llegado el momento, tome un autobus que me llevo cerca de la aldea y de alli un taxi hasta la casa. Al llegar, comprobe que me estaban esperando su esposo y mi tia. Me abrazaron efusivamente, y por fin pude conocer a Luisito. Este era un nino aun de corta edad, con unos ojos y un pelo muy parecido al mio. Pese a no habernos visto nunca, el pequeno me saludo muy carinosamente. Yo lo salude como mi primo, pero un escalofrio recorrio mi cuerpo al pensar que podria ser hijo mio. Fue una sensacion dificil de olvidar.

Contemple a mi tia, verificando con admiracion, que, pese a sus ya cuarenta y dos anos, se mantenia casi mejor que la vez anterior. El embarazo de su hijo, la habia puesto mas bella, aunque sus pechos le habian crecido un poco, pero constate que parecian aun bastante firmes, bajo la blusa que lleva puesta. Note claramente el brillo de sus ojos al ver como la observaba, aunque intento guardar las apariencias ante su marido.

Mi tio, a sus avanzados cincuenta y cinco anos parecia mucho mas viejo. Me di cuenta que era un hombre rudo, muy trabajador, que tampoco se cuidaba mucho. Nada que ver con mi tia, que parecia mantenerse viva, alegre y por el colorido de su cara, casi pletorica.

Merende con ellos, y al saber que no tenia que acudir al Master hasta el lunes proximo, mi propio tio fue el que conmino a que me quedara esos dias hasta el Domingo en la tarde. Y asi fue como pase el primer fin de semana con ellos. Obviamente al estar cerca mi tio, no surgio ninguna conversacion intima con mi tia. Sin embargo, me emplazaron para que al otro fin de semana volviera con ellos. Intente negarme, pero al final tuve que aceptar.

Por ello, tras una semana acudiendo al Master, necesitaba algo de descanso. Tome de nuevo el autobus, observando que el tio me estaba esperando abajo en la aldea para llevarme hasta la casa. El viernes no paso nada extraordinario. Me hospedaron en la habitacion en que me habia quedado la vez anterior.

En la manana del sabado, observe que tocaron en la puerta de mi dormitorio. Tras indicarle que pasara, me di cuenta que era Luisito que queria venir a verme. Le acompanaba Diana, la cual llevaba en ese momento una bata de levantar. Luisito queria verte. Este se levanta bastante temprano.

-No importa. Hola Luisito. Anda ven. Le dije, comprobando que el joven vino corriendo y se subio a mi cama, metiendose dentro conmigo. Comence hacerle caricias y juegos ante la mirada de mi tia. Al rato, se quedo adormilado, durmiendose a mi lado en la propia cama.

-¿El tio ya se levanto? – le pregunte mirando a mi tia.

-Si. Hace mas de una hora. Me dijo que tenia que bajar al pueblo, ya que habia quedado con un cliente. Para el su trabajo es lo importante. Me contesto, casi como de reproche contra su marido.

Me quede sentado en la cama, apoyado contra el cabezal. La mire de arriba abajo. Ella capto mi mirada, y me pregunto: ¿Que estas mirando? ¿Tan mal me encuentras?

-Todo lo contrario, tita. Ese embarazo te vino de maravilla. No solo estas mas guapa, sino que te encuentro mucho mejor. Le comente sonriendo.

-¿Tu crees?. Me contesto ella dandose la vuelta, contoneandose, y mostrandose alegre por mi comentario: ¿De verdad crees que aun puedo excitar a un joven como tu?

La mire lascivamente: Bueno tiita…con esa bata que llevas puesta. No se. no se aprecia mucho.

Mi tia se agito, me miro con cara de lujuria, y sonrojandose me contesta: ¿No pretenderas que me desnude para puedas observarme bien? ¿No se pense que fueras tan atrevido? Te has espabilado mucho en estos anos.

Note que aquella conversacion habia comenzado a excitarme. Me fije que el nino se habia quedado dormido. Le dije: Anda tia. ¿Porque no me dejas ver otra vez esos encantos? Al menos retirate la bata. !Recuerda que ya te vi desnuda una vez!

Al momento me percate por el brillo de los ojos de mi tia, que mis palabras la excitaron. Se quedo pensativa. Si fijo nuevamente en que su hijo dormia. Miro hacia la puerta como temiendo que alguien mas nos estuviera observando, y ante mi asombro, se solto el lazo de la bata de levantar, mostrandome que debajo llevaba un camison de dormir, sumamente trasparente, donde claramente se divisaba como resaltaban los pezones, bastante puntiagudos, por cierto, y mas gruesos que los que recordaba. Constate que no llevaba sosten. Como el camison no era muy bajo, contemple sus hermosos muslos, notando como mi vastago comenzo a crecer inexorablemente bajo la sabana de la cama.

Agitado exclame: Uf tiita. !Estas buenisima! !Mucho mejor que la otra vez.! Y fijandome en el abultamiento de sus pechos, le pregunte: ¿te han crecido los pechos?

Ella se ruborizo ante mi constatacion, contestandome: Tras el embarazo me aumentaron. ¿crees que me quedan muy grandes?

Aproveche la ocasion para volver a tentarla, y le conteste: Bueno tia… no se. No puede opinar sin verlos. !Con ese camison, solo se aprecia un poco! !Para poder opinar habria que verlos al desnudo!

-¿seras cara dura?. “Lo que quieres es que me desnude ante ti”. ¿no te hacia tan atrevido? Al tiempo que se fijo en el abultamiento, que comenzo aparecer en la sabana, producto de la empalmadura que se me habia formado.

Sin contestarme, miro el bulto de la sabana, y me pregunto: ¿no te estaras empalmando verdad? Ese bulto que aparece bajo la sabana …. ¿no sera tu pene?

Sonriendole le conteste: ¿Y que va a ser tiita? Es que verte asi…tan buena. Ya sabes… no soy de piedra. Ademas, llevo mas de dos semanas sin …

-Que cara dura. Me contesto. Sin embargo, deduje en su mirada, que mi tia estaba tan excitada, que no descarte que procediera a retirarme la sabana. Yo unicamente acostumbro a dormir con un boxer o slip. Por ello, le pregunte: Tiita. ¿Te gustaria comprobarlo?

La accion de mi tia me evidencio que la hermana de mi madre estaba lanzada. Era evidente que tener de nuevo a su joven sobrino en su casa, la habia vuelto a levantar su livido sexual, especialmente acordandose de lo ocurrido la otra vez. Dubitativa, se acerco, sentandose en el borde de la cama. Sin mucha pausa, alargo su mano y me retiro la sabana casi hasta las rodillas. El bulto que se habia formado en mi pequeno slip, casi reventaba la prenda. La misma apenas aguantaba la tremenda ereccion de mi pene. El relieve de mi verga se ponia de manifiesto claramente en el slip. Observe la cara de lujuria de mi tia ante dicha vision.

-!Que cabronazo!. ¿Te has empalmado solo con ver mi camison?

Lleve mi mano hasta tocarme mis genitales, tocandolos sobre el slip, en un acto de clara incitacion, diciendole: Uhm tia. !Es que llevo mucho tiempo sin descargar mis testiculos! Esas clases del Master no me permiten …ya sabe…

Mi tia no quiso escuchar mas. Como quien no quiere la cosa, alargo su mano y la termino depositando sobre el bulto de mis genitales. Primero paso la mano por encima comprobando las dimensiones de mi pene, que se ponian de relieve bajo la tela del slip, para luego irla bajando hasta alcanzar la zona de mis testiculos. No se resistio a la tentacion, y los apreto con su mano. Al notar la dureza de mi falo, percibi claramente el estremecimiento de su cuerpo. Me miro a los ojos, y sin pedirme permiso, tiro fuertemente de los laterales de mi slip, y me los bajo hasta casi las rodillas. Mi pene salto como un resorte. Firme, duro, enfilado hacia arriba como un autentico mastil. Mi verga se habia hecho mas robusta e incluso algo mas gruesa y rodeada de grandes venas.

A mis veinticinco anos estaba a pleno rendimiento. Mi falo habia crecido y ensanchado mas que la otra vez cuando estuve con ella. Oh Rodry… ¿como estas? Exclamo sorprendida al ver la dureza de mi falo. Pese a todo, no se reprimio a tocarlo. De hecho, lo tomo en su mano, lo masajeo un poco, comprobando nuevamente las dimensiones, y concentrandose en contemplar las gruesas venas que circundaban mi vastago. Agitada, exclamo con cierta admiracion: Oh sobrino. !la tienes mas grande que la otra vez! !Mira las venas que tienes! Uy nene…¿Debes tener reventada a esa novia que tienes?. ¿De verdad le metes toda esta tranca?

-Por supuesto tiita. Le respondi, mirandola lascivamente. No quise perder la oportunidad, y me atrevi a decirle ¿No le gustaria sentir de nuevo como entra en su conito? ¿Seguro que se le ha puesto mojadito nada mas verla? ¿Me equivoco?

Diana se agito al escuchar mis palabras. Me miro morbosamente respondiendo algo acalorada !!Seras caradura! ¿No pretenderas volver a meterle todo eso a tu tia?

Pese a todo, le dio un buen apreton a mi pene, al tiempo me exclamo: ¿No sabia que fueras tan degenerado?

Evidentemente mi falo se fue increpando ante el calor de las manos de mi tia, creciendo y aumentado de grosor, quedando completamente tiesa, firme, totalmente rigida y con las venas a punto de reventar. Esa vision le gusto a Diana, por lo que continuo pasando su mano a lo largo y ancho de mi pene, viendo como se excitaba con la contemplacion de la masturbacion que me estaba propiciando. Excitado, le dije: ¿Uhm tiita te has dado cuenta como me las estas poniendo? ¿Porque no te quitas el camison y me dejas ver esos pechos? Me muero de ganas de poder verlos y poder tocartelos.

Diana volvio a enrojecer. Note su evidente nerviosismo. Dudo, pero tras unos momentos de titubeo, aparto su mano de mi tranca, y se fue desprendiendo del camison que llevaba, mostrandose ante mi unicamente con la tanguita que llevaba. Mi excitacion fue tremenda. No esperaba que la hermana de mi madre se mantuviera tan bien. Pensaba que tras el embarazo su cuerpo se habria desfigurado y engordado bastante. Sin embargo, ante mi sorpresa, contemple que la realidad era todo lo contrario: “aquella mujer estaba mucho mejor que vez que estuve con ella”. Pese a tener algunos kilos de mas, sin exceso, mantenia una figura estupenda. Es mas, esos kilos ganados la favorecian.

Me sorprendieron agradablemente sus pechos, algo mas grandes, que aun permanecian firmes, con unos pezones bastante manifiestos, puntiagudos y de color negruzco. Era manifiesto que los pezones habian crecido y eran mas abultados, quizas producto de la lactancia.

Realmente, “Mi tiita estaba para comersela”. No tenia nada que envidiar a las jovencitas que habia conocido.

Al ver la expresion de mi cara me pregunto: ¿Tan cambiada me encuentras?

-Te encuentro cambiada tia. “Pero para mejor”. Te mantienes muy bien. Uf.. esos pechos me chiflan. Te han crecido, pero estan para comerselos.

Percibi como mis palabras exclamadas con admiracion, la halagaron. Volvio a tomar mi falo, y comenzo de nuevo a masturbarlo. Percibi que estaba indecisa, sin saber si entregarse o no. Se detuvo, me miro y me pregunto: ¿quieres poner tu pene entre mis tetas? He escuchado que a mucho hombre le gusta hacerlo.

Sin pensarlo dos veces, me levante, mostrandome completamente desnudo ante ella. Descendi de mi cama, y la hice sentar nuevamente al borde de aquella, y acercandome, coloque mi pene entre sus dos pinaculos. Percibi el calor de sus senos, y al instante comence a deslizar mi tranca hacia arriba y hacia abajo, pasandola por el canalillo de sus pechos. Resulto sumamente placentero y erotico, contemplar como mi verga discurria deslizandose entre sus dos grandes pechos.

Tras unos momentos, ella misma opto por tomar sus dos pechos con sus manos, apretandolos para hacer pasar mi falo entre ellos. Mi tia me estaba haciendo una verdadera cubana.

Yo hice pasar mi verga una y otra vez por sus pechos, llegando en algunas ocasiones a tocar con mi falo la barbilla de su cara. Ella lo percibio, y note cierto rubor. Morbosamente, le dije: anda tiita abre esa boquita para que te entre.

-¿No pretenderas que me meta eso en mi boca? !Que sadico! Me contesto agitada. Era evidente que nunca le habia hecho una mamada a su marido.

Miro como mi verga pasaba por el canalillo de sus pechos hasta llegar cada vez mas cerca de su boca. Sin pensarmelo dos veces, subi mas de la cuenta, hasta colocar mi glande justo delante de sus labios. Inicialmente lo rechazo. Volvi a intentarlo, y a la tercera vez, mi excitacion aumento al comprobar como mi tia, abrio por fin su boca y permitio que una parte de mi falo se perdiera dentro de su cavidad bucal. Se la saque y volvi a realizar la operacion varias veces. Fue entonces, cuando ella misma tomo mi falo por la base y lo engullo. Fue una delicia sentir como mi pene se deslizaba por su boca, apreciando el calor de aquelle cueva, que me trasmitia unas sensaciones inimaginables. Oh si tiita… si sigue asi… uhm… lo estas haciendo de maravilla… siii

No me lo esperaba. Mire hacia el espejo de la habitacion, y contemple mi cuerpo totalmente desnudo, con mi falo en la boca de mi propia tia. Era una escena de lo mas erotica. Tome su cabeza y tremendamente agitado, comence a follarle su boquita, aumentado la intensidad. Mi verga entraba en gran parte en su cavidad bucal, volviendola a extraer, para volver a introducirla, cada vez con mas energia. Mi tia me estaba poniendo como un burro. Me di cuenta que si no paraba, me iba a terminar corriendo en su boca.

La misma se dio cuenta de tal extremo, y deteniendose me dijo: ¿no pretenderas hacerlo dentro de mi boca?

-No tiita. Me gustaria mas hacerlo dentro de tu conito. Le conteste morbosamente.

Note como se agito, sacando el pene de su boca y exclamando: ¿estas loco? No me cuido y tampoco tenemos condones. ¿Acaso quieres volver a embarazar a su tia?

-Vamos tia. No creo que estes en tus dias fertiles. Me encantaria poder volver a clavarte, que sientas mi pene abriendo tu conito de nuevo. Le inste morbosamente, sabiendo el efecto que causaria en ella. Se que quieres volver a sentir mi leche dentro de tu conito. ¿Te has fijado como tengo los testiculos? Los tengo a reventar.

Mis palabras hicieron el efecto deseado en mi tia. Note su tremenda excitacion, respondiendome: Ya lo he visto. ¿De verdad sobrino, llevas tiempo sin masturbarte? Al tiempo que su mano palpo de nuevo los mismos. Los sopeso, diciendome: Parce que los tienes bien llenos. Luego, me miro y me dijo: Sabes que no puede ser. Es peligroso. !Puede llegar tu tio de un momento a otro!

-Si no es hoy, un dia de esto me la tengo que volver a coger de nuevo. Me muero por clavarle mi polla nuevamente. Le conteste totalmente salido, sin poder contenerme.

Diana se fijo en la hora, y me dijo: Joder Rodry me has puesto tambien muy caliente. Pero, tendremos que hacerlo cuanto antes. Me supongo que a tu tio aun le queda un tiempo por llegar.

No me lo podia creer. Contra todo pronostico, mi tia estaba aceptando acceder a que le pudiera clavar mi pene.

Fue ella misma la que tomo la decision, y sentandome al borde la de la cama, se retiro la braguita mostrandome toda su vagina al descubierto. Me percate que, pese a la abundancia de vello, su pubis se encontraba bien recortado. Se acerco, abriendo sus piernas hasta colocarse encima de mi falo. Tomo el mismo con sus manos, diciendo: joder la tienes bien grande. Uf.. nene. Me parece que la tienes mayor. Me va a costar que me entre. Pero, pese a todo se fue sentando, notando por las muecas de dolor, que aun le costaba introducirla ante las medidas de mi pene. Pese a ser madre, parecia como si su vagina se le hubiera vuelto a contraer. Lo que evidenciaba que el pene de su marido no debia ser muy grande.

Se detuvo varias veces, dudando entre si terminar clavandose mi falo al completo, o desistir. Respiro profundamente, para continuar, hasta que de una sentada se la termino de clavar totalmente. Oh joder me has abierto … uff nene me llenas…

Me percate que se la habia terminado de clavar hasta los mismos huevos. Oh cabronazo, que grande la tienes. Me abres mucho, pero me gusta… oh nene. No recordaba que la tuviera tan grande. exclamo mientras apoyaba sus manos en mis hombros, en un intento de amortiguar la tremenda intrusion de mi vastago en su aparato vaginal. Poco a poco, se fue tranquilizando. Cuando se percato que su vagina se habia acostumbrado el grosor de mi verga, comenzo a realizar movimientos de sube y baja, mientras me miraba a la cara. En algun momento miro a su hijito, que seguia durmiendo placidamente en la cama.

Observe el rostro de la misma. Mi tia estaba disfrutando. Era evidente que tenia necesidad de volver a sentir mi verga. Mi excitacion tambien aumento. La vagina de mi tia, me produjo unas sensaciones que no llegaba alcanzar con mi actual novia. Mientras subia y bajaba, realizo movimientos giratorios con su trasero, moviendo en circulo su cuerpo, teniendo por eje mi falo. Movimientos que me causaron unas vibraciones tan excitantes que revolucionaron mis hormonas. Mi verga se endurecio aun mas, poniendose al maximo.

Mi tia comenzo a sentir como mi verga causaba estragos en su vagina, agitandose con los movimientos de cabalgar mi pene, exclamando: Uhm… joder nene. Se te esta poniendo mas dura. !Uf.. si que buena pieza tienes! Oh me esta volviendo abrir de nuevo…. oh si.. pero me gusta…

-Oh si tiita. Te gusta mi polla. Joder me la estas poniendo dura como un risco. Oh si sigue asi…sigue cabalgando mi polla … asi..

Exclame tremendamente excitado, tomando sus nalgas con mis manos, ayudandola a subir a bajar. Ese se echo mas hacia delante, acercando mas su cuerpo al mio. Al tener tan cerca sus pechos comence a lamerlos y meterlos en mi boca, mientras ella realizaba los movimientos de subida y bajada. Era una delicia saborear aquellos pezones duros, endurecidos por la pasion, que mis labios se encargaron de apretar suavemente, haciendola gritar. Oh si… cometelos oo

Diana tras varios minutos cabalgando mi vastago, llego un momento, con el chupeteo de sus pezones, en que alcanzo el climax. Agitandose fuertemente, con grandes sacudidas, clavandose y desclavandose mi verga con dureza, acabo en un tremendo orgasmo. Sus gemidos se escucharon en toda la casa. Tanto que tuve miedo que Luisito se despertara.

En los ultimos momentos de su orgasmo, se quedo quieta, con todo mi vastago incrustado en su vagina, apretando fuertemente mi falo con sus paredes vaginales, retorciendose, en movimientos giratorios, al tiempo que acabo estrepitosamente viniendose. Tanto que note claramente como parte de sus fluidos descendian banando mis testiculos. Ello me acredito que la hermana de mi madre, habia alcanzado un orgasmo bestial.

Oh.. si Rodry… oh nene me vengo o siiii ooo

Espero que aquella acabara. Luego, la mire y me beso en la boca, correspondiendole. Pero yo seguia con mi falo totalmente erecto dentro de ella. Le saque mi verga, y la ayude a que se recostara en la cama, boca arriba, al lado de su hijito. Luego la abri de muslos, y metiendome entre ellos, acerque mi falo y la volvi a clavar, ensartandola hasta los mismos testiculos. Comence pronto los movimientos de penetracion y bombeo, metiendo y sacando mi pene sin parar. Cada vez mis penetraciones fueron mas intensas. Mi pene llegaba profundamente, enterrandose al maximo en la vagina de la hermana de mi madre. Eso agito de nuevo a la mujer, quien, abrazandome con sus piernas, atrenzandolas en forma de tijera, me insto a que la penetrara mas duramente, logrando que mi tia volviera alcanzar un nuevo orgasmo. Oh me vengo de nuevo siii

Esta vez no espere que terminara, sino que la continue penetrando sin descanso. Mi pene se comenzo a inflar. Mi venida era inminente. Notaba como mi semen estaba comenzando a emerger. Evidentemente mi tia se percato de ello diciendome: Oh nene .. ¿no pretenderas correrte dentro?... Oh no lo hagas…no seas loco…debes salirte…

Me lo pense, y no queriendo contradecirla, me sali de su vagina, lazando todo mi semen sobre su vientre. Mi leche salio a borbotones. Llevada dias sin eyacular, por lo que fue bastante copiosa.

Tras besarnos nuevamente, ella marcho a ducharse. Me dijo que era posible que su marido llegara de un momento a otro.

Lo ocurrido esa manana, se volvio a repetir en algunas ocasiones, aprovechando la ausencia de mi tio. Pero en todos esos encuentros ella era precavida, y me solicitaba que no eyaculara dentro de ella. No obstante, anoraba volver a llenar el cono de la hermana de mi madre. Era una mujer que me excitaba sobremanera. No llegaba a entenderlo. Pese a nuestra diferencia de edad, me encantaba hacerle el amor a la hermana de mi madre.

Asi transcurrio mas de mes y medio. Y, por fin llego el momento en que el Master estuvo a punto de finalizar. Me quedaba poco tiempo. En uno de aquellos encuentros le dije: -Ay tiita te voy a echar de menos. Dentro de una semana acabo el Master. Tendre que regresar a la isla.

Note como se le arrayaron los ojos. Me miro y me dijo: Ay nene. Yo tambien te voy a echar de menos. Y, tocando mi verga, me dijo: y, “tambien voy a echar de menos a esta”. Lo que me hizo sonreir.

Esa semana, me concentre unicamente en al Master, ya que queria acabarlo, y ademas obtener buena nota. Por ello, me dedique en cuerpo y alma al Master, sin mantener ningun encuentro con mi tia. Ni siquiera la fue a visitar. Cuando por fin aquel acabo, me relaje. Se lo indique a mi tia, y al resto de la familia. Habia obtenido una calificacion notable, y me encontraba bastante feliz. Tambien mi novia se alegro indicandome que anoraba mi regreso.

Llevaba mas de una semana que ni siquiera me habia pajeado. Mi unica concentracion fue el Master. Al dia siguiente, por la manana me levante, sabiendo de forma relajada, sin prisas, conociendo que no tenia que acudir a la Universidad y que el Master habia acabado. Tras desayunar comence a recoger, ya que pensaba entregar el piso y regresar el fin de semana.

En esos momentos, escuche que tocaron el timbre de la puerta. Me extrano. Casi nadie me visitaba, ni tampoco nadie habia acudido a mi piso. Mi tia conocia la direccion donde me hospedaba, pero nunca llego a visitarlo. Por ello, pense que seria el casero, ya que le habia dicho que para el fin de semana posiblemente le iba de dejar la llave.

Mi sorpresa al abrir la puerta fue encontrarme con la presencia de mi tia. En la puerta se encontraba Diana, la cual portaba un traje con bastante colorido, algo corto. Me sonrio, comprobando mi sorpresa. Tia. ¿No la esperaba?

-¿Me vas a dejar ver donde te has hospedado todo este tiempo? Me dijo, sonriendome. Me extrano bastante verla en Zaragoza. Luego me indico que habia aprovechado que tenia que acudir por unas compras en la capital de la provincia y decidio hacerme una visita. No note sumamente guapa y radiante.

-claro. Pasa… no tengo nada recogido. Me acabo de levantar y solo he desayunado. – le comente, ya que tenia la cama sin hacer y practicamente sin recoger la ropa y demas enseres.

Ella observo con detalle el piso donde me habia hospedado. Observo las bonitas vistas que disponia desde el apartamento. Luego verifico la cama donde dormia, y me dijo: ¿seguro que no has traido a ninguna mujer aqui en estos dias?

-Claro que no tia. ¿Como se te ocurre? Le conteste medio sonriente.

-Ya. Llevas casi dos semanas sin visitarme. Me comento, mirandome como interrogativa. ¿No habras pensando marcharte sin despedirte?

-Claro que no tia. Es que me he dedicado en cuerpo y alma al Master. No he tenido tiempo para mas nada. le respondi con sinceridad.

Ella me miro, como con ciertas dudas sobre la veracidad de mi respuesta. Se acerco donde estaba, y ante mi sorpresa, metio la mano por encima de pantalon corto que me habia puesto, descendiendo su mano dentro de dicha prenda, hasta alcanzar mis genitales. Toco con detenimiento mis testiculos. Luego, mirandome, parecio convencerse, diciendo: Uhm !parece que dices la verdad! Cabronazo. Parece que los tienes bien repletos. ¿No me digas que tampoco te has masturbado?

-Asi es tiita. Puedes creertelo. No he tenido tiempo para ello. He estado muy estresado, solo concentrado en los estudios. Le conteste.

Al sentir el calor de la mano de mi tia tocando mis genitales, tras tanto tiempo sin masturbarme ni estar con ninguna mujer, note como comence a excitarme. Mi agitacion me llevo a tocar los pechos de mi tia, acariciarlos sobre el vestido, diciendole: !Uf tia que guapas has venido hoy! Esta preciosa. Y esos pechos me chiflan.

-¿De verdad te gusto como vengo vestida? Me contesto acercando su cara a la mia seductoramente, pero sin retirar su mano de mis genitales.

-Me encanta tia. Huy tiita. ¿No se como se te ha ocurrido venir hoy, asi tan guapa, con ese precioso traje? Y, ademas, !con las ganas que tengo de follarte! Le comente palpando mejor sus pechos. La seguia manoseando, al tiempo que, acercando mi boca, bese suavemente su cuello, susurrandole suavemente a al oido: Uf tia. “Tengo los huevos tan cargados que no creo que te escapes de una buena corrida”. Ya has visto que los tengo a reventar.

Mi tia se agito ante mis palabras. Comprobo como mi pene reacciono ante el contacto con sus manos, ya que comenzo a endurecerse rapidamente.

-Ya lo he notado cabronazo. Te noto las bolas llenas. ¿no pretenderas correrte dentro de tu tia? !me prenarias de nuevo! - me contesto agitada, y sonrojandose por mis palabras.

Uy tia. No quiero despedirme de ti sin llenarte el conito. No me lo has permitido en ninguna ocasion. ¿es que no quieres a tu sobrino? - le dije, mientras una de mis manos lograba introducirla por el escote de su vestido y alcanzaba directamente uno de sus grandes pechos.

Note como mi tia se agito ante mis palabras. Me miro a la cara, notando que la cara de una mujer sumamente caliente, sedienta de sexo, que me contesta: Claro que te quiero Rodry. Pero, …sabes que, si lo haces dentro, puedes dejarme otra vez embarazada.

Pero, pese a sus miedos, observe como ella, se separa un poco y mirandome seductoramente, me bajo el pantalon hasta las rodillas, con la finalidad de poder contemplar mejor mi falo, y manipularlo mejor. Al ver la tremenda ereccion que tenia, se echo las manos a la boca exclamando: !joder nene, como estas! !La tienes enorme!

Mi tia tenia razon. Mi pene tenia una ereccion tan potente que parecia que mis venas iban a estallar. De hecho, me sorprendio ver como se me habia puesto.

Note la lujuria en los ojos de mi tia ante la vision de mis genitales. Sin contenerse tomo mi falo, y comenzo a masajearlo. Mi verga ya no podia ponerse mas gruesa, pero ante mi asombro, comenzo a endurecerse aun mas. Llevaba casi dos semanas sin tocarme, por lo que mi falo estaba a reventar. Mis testiculos echaban fuego. Los notaba repletos. La mano de mi tia, aumentaba mi agitacion. Mi ereccion era tan notoria, que pense que jamas la habia tenido tan dura y grande.

Rodry. Me vas a reventar. !nunca de la habia visto tan grande! exclamo sorprendida al verme mi falo enfilado como un autentico misil. ¿de verdad no te has tomado una viagra o algo parecido?

-Lo puedes creer tia. Yo no tomo esas cosas.

Sin mas, tremendamente excitado, la atraje hacia mi y la comence a besar en la boca de forma ardiente y amorosa. Diana me respondio con ardor. La notaba tan caliente y entregada que hasta me sorprendio. Por otro lado, a medida que la besaba y acariciaba, percibi algo que me excito sobremanera: “el cuerpo de mi tia parecia bastante caliente”. Su boca ardia. Era evidente que mi tia estaba bastante excitada. Cuando mis manos lograron bajar el cierre dorsal de su vestido, y comence a bajarselo, fue quedando a la vista sus preciosos pechos. A plena luz del dia, sus senos totalmente desnudos, me parecieron mayores y mas apetecibles. Al tocar con mis manos aquellos pinaculos, me percate nuevamente del intenso calor que desprendian, asi como su vientre. Agitado ante ese descubrimiento le dije: ¿Me has echado mucho de menos verdad tiita? Te noto bastante caliente.

Percibi como se sonrojo ante mis palabras, gimoteando ante mis caricias.

Me miro seductoramente. Su cara estaba cada vez mas enrojecida. Era una autentica hembra en celo la que tenia delante. Cuando observo que me contesta: ¿Lo has notado? Si Rodry, yo tambien me noto bastante caliente. Se volvio a sonrojar aun mas. Aprovechando que le acariciaba sus pechos, se acerco hasta mi oido, como si tuviera miedo de decirmelo directamente a la cara y me confiesa: Ay Rodry. He cometido una locura la venir a verte. No debia venir en mis circunstancias. Me digo algo entrecortada y nerviosa. Yo no sabia realmente que pretendia decirme. Pero pronto me saco de dudas: !Creo que estoy en mis dias fertiles! Pero, no pude resistirme. Necesitaba estar contigo.

Ella percibio claramente como se increpo mi vastago en su mano. Al conocer que mi tia podia estar nuevamente ovulando, volvi a rememorar lo ocurrido al principio, cuando quedo embarazada. Durante casi el mes y medio en Zaragoza, en ningun momento me habia corrido, ni una sola vez dentro de ella. Mi falo ante aquella noticia parecio haber cobrado vida por si solo. Se puso tan fierro que parecia que iba a reventar. Note que me dolian hasta los testiculos.

Conocer que podia estar nuevamente en epoca fertil, me enloquecio. Era algo que no esperaba. Durante todas las semanas ultimas me habia impedido correrme dentro por miedo a un segundo embarazo. Saber que, en esta ocasion, habia sido ella la que habia venido a buscarme a mi propio apartamento, y que ibamos a estar solos sin que nadie nos los impidiera, me puso como un toro. No sabia lo que podia ocurrir, pero deseaba clavar cuanto antes a mi tia. Imagine hasta la posibilidad de correrme por fin dentro de ella. Volver a fecundarla. Era una locura. Estaba perdiendo los papeles.

-Oh tiita. ¿De verdad estas ovulando? Exclame tremendamente excitado. Ay tiita. Aunque estes ovulando, “voy a tener que clavarte mi polla muy profundamente”. Tengo muchas ganas de volver a tenerte. Ya has visto como me la has puesto.

-Ay Rodry. Yo tambien te necesito. Pero es una autentica locura. Tendras que correrte fuera. Me comento, mientras tomaba nuevamente mi verga, observando mi tremenda ereccion. Oh Dios mio, la tienes mas grande que nunca. Oh como estas… joder no se si es buena idea.

Sin poder contenerme mas, le termine de bajar totalmente el vestido quedando unicamente con una tanga. La tome en brazos y la lleve hasta mi cama, la cual estaba sin hacer. La termine de desnudar totalmente, haciendo ella lo mismo conmigo. Quedamos completamente desnudos. Por la ventana del apartamento, situado en la septima planta del edificio, entraban los rayos de luz intensamente, iluminando completamente la habitacion. En ese momento nadie nos iba a ver.

Nos recostamos en la cama, revolcandonos mientras nos besabamos y tocabamos mutuamente. Al pasar mis dedos por la vagina, me di cuenta de que estaba muy mojada. Desee comerme aquel conito de nuevo. Fue entonces, cuando morbosamente le pedi que se pusiera a horcajadas, abierta de piernas a ambos lados de mi cabeza y que se sujetara al cabezal de la cama. ¿Que pretendes hacerme? Me dijo sorprendida.

-Te prometo que vas a disfrutar. Quiero comerte ese conito a placer. Anda bajate un poco y acercamelo a mi boca.

Diana se estremecio ante mi peticion. Nunca habiamos realizado una postura semejante. Siguiendo mi consejo, fue bajando poco a poco, hasta que los labios de su vagina alcanzaron mis labios. Contemple la hermosa vagina de la hermana de mi madre: preciosa, viendo como se abrian sus labios vaginales, permitiendo ver el interior de la cueva. Esta accion encelo a Diana, quien comenzo a pasar los labios de su cono por toda mi cara, moviendose atras hacia delante. Note su cono empapado, hinchado. Por otro lado, percibi el intenso calor de aquella vagina. Mi lengua comenzo a lamer todo el interior de aquella hermosa almeja. Saboree cuanto pude aquel delicioso cono.

Mis acciones causaron estragos en mi tia, que comenzo a retorcerse, agitandose, y sujetandose fuertemente a los barrotes de la cabecera de la cama, mientras sus flujos llenaban una y otra vez mi boca. Oh cabronazo… si sigue asi… oh que bien nene…. Oh si siguele comiendo el cono a tu tia .. asii… ooo nene…

Me di cuenta, que mi tia estaba a punto de venirse. Pero yo queria clavarla. Por ello, me detuve diciendole: Vamos tia quiero que ahora te sientes sobre mi polla. Quiero ver como te la clavas toda. Al tiempo que le mostraba con gestos mi verga, totalmente inhiesta, firme, incitandola.

Mi tia miro hacia atras, observo mi verga, y obedeciendo, se situo a horcajadas encima de mi verga. Oh Rodry. Me vas abrir mucho. Oh como la tienes de dura. ¿creo que nunca te la habia visto tan grande?

-vamos tia. Quiero ver como te la clavas toda. Las estas necesitando. Vamos tiita hasta los huevos.

Tomo mi verga con su mano, y la fue acercando hasta situarla justo a la entrada de su vagina. Yo miraba la accion percatandome que mi falo estaba duro y fierro como nunca. Sentir los labios vaginales en contacto con la cabeza de mi nabo, fue una sensacion electrizante. Llevaba tanto tiempo sin correrme. Tanto, que hasta pense que no me iba a poder contener. Mi excitacion se incremento al ver como mi tia se fue dejando caer, clavandose mi tranca. Dudo, pero de una sentada se la termino de clavar en su totalidad. Ohh que grande… oh nene….

Un placer exquisito. Mi tia se habia ensartado totalmente mi verga hasta los mismos testiculos. Me miro con cara de triunfo, mientras comenzo a subir y bajar, clavandose y desclavandose mi verga una y otra vez. Observe como Diana sostenia el aire mientras descendia clavandose toda mi daga. Sentia mi vientre en contacto con su pubis y sus abundantes vellos rodando los mios. !La tenia completamente ensartada, toda dentro!

Cuando su vagina se fue acostumbrando al enorme grosor y dureza de mi verga, se fue moviendo, girando las caderas de un lado a otro. Mire hacia arriba y comence acariciar sus senos, al tiempo que ella comenzo a cabalgar mi pene como una autentica amazona. Sus movimientos fueron deliciosos y cadenciosos, bajaba y subia cada vez con mayor intensidad, haciendome vibrar.

Uf nene como me abres… me la tienes bien metida

Mi grueso pene se abria paso entre las paredes de su vagina, abriendo aquella al maximo. Notaba el contacto de mi barrena al pasar por sus paredes vaginales. Sus contracciones y sus movimientos me estaban proporcionaron un gran placer. Eso me llevo a comenzar a embestirla igualmente, presionado hacia arriba cuando ella descendia. Note que estaba al borde del orgasmo. Lo constate cuando bajo sus piernas y se apoyo completamente sobre mi vientre, con todo el nabo dentro. Fue entonces, que, al estar mi boca a la altura de sus pezones, comence a besar sus senos, lo que la agito, acelerando sus movimientos giratorios, apretando fuertemente mi pene entre sus paredes vaginales.

-Oh nene…. No puedo me vengo… oo siii

Mi tia se vino estrepitosamente entre alaridos y gritos de placer. Su orgasmo no solo fue intenso, sino dilatado en el tiempo. Tampoco tuvo reparo en reprimir sus alaridos y gritos de placer, que seguramente fueron escuchados por los vecinos de los otros apartamentos. Nunca la habia visto correrse de aquella forma. Fue un orgasmo inigualable.

Tras acabar, me miro. Fue entonces cuando la hice girar, sin sacarle mi nabo, quedando la misma debajo. Ya en posicion misionero, abri mejor sus muslos para acomodarme entre ellos, y comence a penetrarla con todas mis fuerzas. El intenso calor que desprendia su vagina, mas tenia enloquecido. Mi tia parecia tener una caldera en ebullicion en su vagina.

La respiracion de ambos era de clara agitacion. Yo tenia mi cabeza cerca de su cuello, notando ella mi respiracion, mientras le propinaba unos tremendos empujones con mi pelvis, clavandole profundamente mi falo hasta al mismo utero. Mi tia sentia la profundidad de esas penetraciones, mirandome con cierta admiracion, viendo como hacia entrar y salir mi barrena profundamente en ella. Incremente mis bombeos, viendo como tras varios minutos de constante mete y saca, ella termino por apretar fuertemente con sus piernas mis caderas, como si quisiera que no me saliera de ella, sin cesar de martillear una y otra vez su cono. Oh “nene me matas”. Ooo me vengo otra vez …. Oh Rodry me vengo otra vez….

Sin parar de penetrarla, observe como mi tia estallo en varios orgasmos casi continuos, ruidosos e intensos, mientras apretaba sus labios vaginales alrededor de mi duro miembro, gimiendo y gritando de autentico placer, una vez mas.

Evidentemente yo estaba igualmente enardecido. No detuve ni un instante mi feroz penetracion. Penetre una y otra vez su cono, pese a los esfuerzos de la misma por estrangular mi pene, mientras se venia. Arremetia con tanta fuerza, que parecia una autentica apisonadora clavando mi pene profundamente en su vagina.

Esa situacion propicio, que mi venida fuera inminente. Percibi que estaba a punto de venirme tambien. Habian sido muchos dias sin correrme y estaba a tope. Mis testiculos iban a explotar, necesitaba descargar cuanto antes. Mis duras estocadas, no pararon de golpear su cuello uterino. Fue entonces cuando la sujete con mis musculosos brazos, y comence a darle duro: mi pene comenzo a entrar y salir de su ardiente cono, una y otra vez, a una velocidad estrepitosa. La estaba clavando bastante duro, profundamente. Ella percibio mi inminente venida.

Note como comenzo a inflarse mi verga aun mas. Estaba a punto de explotar. Pero seguia arremetiendo con todas mis ganas. Me iba a correr. Mi eyaculacion ya no se hacia esperar.

Diana se dio cuenta de que me iba a correr, y que lo iba hacer dentro de ella. Esa circuntancia la agito tremendamente: Oh Rodry…¿no pretenderas correrte dentro? Si lo haces vas a volver a prenar a tu tia nuevamente.

Esa forma de decirmelo, me dejo trastornado. Era, como si mi tia me estuviera pidiendo que, fuera yo quien decidiera si correrme dentro o no. Pero tampoco tuve tiempo para pensar. Mi semen emergia como un torrente imparable. Ya staba ahi, a punto de salir lanzado. Apenas tenia tiempo de sacarlo.

-Oh tia. Estas tan caliente. Tienes ese cono tan ardiente, que me dan ganas de llenarte con mi leche. le comente agitado, sin parar de penetrarla, e intentando retener al maximo mi venida. ¿En el fondo sabias que me iba a correr dentro? Llevo mas de una semana sin descargar. Mis espermatozoides estaban muy espesos. Oh tiita te voy a volver a llenar.

-Oh Rodry que dices. ¿estas loco?... oh nene me vas a embarazar otra vez… exclamo ella.

- Vamos tiita. Luisito necesita una hermanita para jugar. Dejame venirme dentro…

Mis palabras fueron con una mecha que hizo estallar el polvorin. Mi tia comenzo nuevamente a convulsionarse, moviendo su pelvis de arriba abajo con mi verga dentro, produciendome unos calambrazos que no podia ni puede controlar. Fue algo superior a lo que podia aguantar. Sin poder contenerme mas, y sin consentimiento de aquella, senti como la primera lechada emergio por mi glande y se deposito con gran fuerza dentro de su vagina. Oh tia me vengo…oo siii me voy a venir ….

Al instante le siguio una segunda y tercera lechada. Sabiendo que ya toda era inutil, me deje ir. Presione con fuerza, dejando mi pene profundamente ensartado en el cono de mi tia, mientras mi verga no dejo de expulsar lechada tras lechada. Mi eyaculacion fue tan profunda, que gran parte de mi semen se vertio cerca del cuello uterino. Tenia claro que mis espermatozoides estaban regando sus ovarios con total probabilidad.

-oh Rodry lo has hecho. Te has vuelto a correr dentro. Oh como te siento nene… no para de llenarme. Oh me vas a embarazar de nuevo…..

Mi eyaculacion fue de las mas copiosas que recordaba. El intenso calor vaginal de mi tia, y mis ganas por descargar despues de tantos dias, fueron la combinacion perfecta para terminar por venirme dentro de mi tia. Aunque me di cuenta que posiblemente la hubiera vuelto a embarazar. Paro ya estaba hecho. Llevaba tantos dias sin eyacular, que quede totalmente relajado.

Cuando por fin sali de su vagina. Me miro a la cara, y me dijo: !sabes que me has vuelto a prenar! Oh cabronazo, ¿querias volver a prenar a tu tia?

Mi limite a besarla en los labios, diciendole: Uhm tiita. Eres la mejor. No recuerdo un polvo tan maravilloso como este. Y tocandole su vientre, le dije: No se si habras quedado embarazada de nuevo. Pero hoy te marchas de mi apartamento, sin volver a recibir otra follada.

Ella se sonrojo ante mis palabras. Aunque sabia claramente que lo hariamos nuevamente. Y obviamente, era consciente de que volveria a venirme dentro de ella.
480pSeduciendo a mi madre y a mi tia
gratis -7.9k53m
11 - 1