Exclusiva promo por tan solo $4,99 disfruta 1 mes de videos sin publicidad y zona vip gratis, haz click aquiUnete a nuestro nuevo grupo de telegram para enterarte del contenido nuevo subido a diario
>>
480pReavivando a mama
gratis -7.1k10m
480pAyudando a mi hijastra con sus fotos
gratis -4.3k10m
480pFollandome a mi hijastra por danarme el auto
gratis -5.1k10m
480pJugando al papa y la mama
gratis -2.3k4m
480ptrio con la hermana de mi novia
gratis -2.9k8m
480pSe come a su madrastra mientras habla por telefono
gratis -4.6k6m
27 Feb 2024Las obsesiones inconfesables de mi hijo Me llamo Laura he cumplido los 47 anos, me considero una mujer bastante normal y muy conservadora en mi forma de actuar en la vida, estudie en un colegio de monjas y la educacion que me inculcaron estuvo dirigida siempre hacia una base solida de principios eticos y morales y volcada siempre a mi familia.

Con 20 anos conoci a Mario, el que hoy es mi marido, despues de dos anos de noviazgo me pidio matrimonio y acepte, puedo decir de el que sin ser un hombre r agraciado fisicamente, siempre ha estado volcado en su trabajo y en que no nos faltara nada ni a mi ni a nuestros hijos, es el unico hombre que he conocido y para mi es el mejor, aunque haya habido hombres que se han fijado en mi y no porque vistiera muy provocativa ni nada por el estilo, pero mis pechos de una talla 100 y mi culo prominente, reconozco han provocado que mas de uno doblara el cuello, mi altura es bastante normal 1,64, y de melena rubia con mechas oscuras, normalmente recogido que es como mas me gusta llevarlo.

Tengo dos hijos, por un lado mi hija Sara, 24 anos actualmente estudiando en Londres a la vez que trabaja de auxiliar de enfermeria y luego mi hijo Luis, 19 anos un chico alto, timido pero muy bien formado pero cuya timidez le impedia tener fortuna con las chicas.

Desde siempre he sentido predileccion por mi hijo Luis, y no porque a mi hija no la quisiera, pero ella es mas independiente, con sus ideas propias y se ha valido mas por si misma que mi hijo, al que siempre he intentado mimar mas, quiza ha sido culpa mia, por ese exceso de mimo, el que dependiera mas de su madre a la hora de tomar decisiones, pero las monjas me inculcaron tanto el tema de la familia que demasiado a pecho me lo tomaba.

- !Dejale que se espabile, le vas a atontar de tanto protegerle!- me decia mi marido.

Y hay que reconocer que en parte tenia razon, hasta cumplir los 12 anos le banaba y si no pues me esperaba a que llegara, hasta que empece a notar que su cuerpo empezaba a tomar forma de un adolescente que se iba desarrollando en todos los aspectos.

Un dia, estando en la banera y mientras con la esponja restregaba su cuerpo, empece a notar como su pene se iba endureciendo, al principio le di la importancia justa y necesaria pero me fui dando cuenta que cada vez la excitacion de mi hijo al banarle se iba haciendo mas frecuente y yo me iba sintiendo mas apurada ante la situacion y no por ver a mi hijo desnudo excitado, es que un cosquilleo me recorria en mi interior y un dia le pille observando mi escote, lo cual me hizo tomar una decision drastica.

- Hijo, creo que ya tienes edad de banarte tu solo, tu madre no va a estar banandote toda la vida, tu hermana lo hace sola desde hace tiempo y tu debes hacer igual.

- Pero mama, a mi me gusta me banes tu, se que no vas a banarme toda la vida pero mi hermana es mi hermana y yo soy yo- me contesto con un rictus de pena.

- !Ya esta decidido!, no creo tampoco que a los chicos de tu edad los bane su madre- le afirme entregandole la toalla mientras abria la puerta para marcharme.

Entre en la habitacion de mi hijo para recoger la ropa sucia que estaba tirada por el suelo, me turbaba el pensar mi hijo se pudiera excitar viendo a su madre y eso era algo que me parecia incestuoso e inadmisible, por muy menor de edad que fuese pero de mi mente tampoco me podia quitar de encima la herramienta de mi hijo para la edad que tenia con ese inicio de vello que empezaba a surcar sus huevos, una ligera humedad notaba en mi entrepierna, recogi la ropa y me dirigi a la cocina quitando de mi cabeza las formas, que mi hijo en su pubertad, estaba empezando a desarrollar.

Fueron pasando los anos y Luis se convirtio en un apuesto adolescente, seguia siendo mi ojito derecho pero se mantuvo una relacion normal entre madre e hijo.

Cuando cumplio los 18 anos, empezo a salir de noche, a su padre y a mi no nos gustaba la idea de las salidas nocturnas, pero era ley de vida y habia que aceptarlo, eso si seguia siendo un desastre a la hora de mantener organizada su habitacion. Un dia, como tantas veces habia hecho durante tantos anos, estaba colocando su ropa y guardandola en los cajones cuando en uno de ellos vi varias revistas pornograficas, a mi me parecia asqueroso todo aquello pero me pudo la curiosidad y me sente a ojear lo que veia mi hijo, aquello era un compendio de posturas entre hombres y mujeres con pollas duras y conos abiertos, primeros planos de bocas chupando pollas y lenguas introduciendose en los conos, para mi aquello era algo inaudito. La vida sexual con mi marido se basaba en la tipica postura en la que el hombre abria las piernas de la mujer y se movia hasta correrse, nunca habia habido mamadas como las que aparecian en las fotos de esas revistas.

Ver aquello revoluciono mi cuerpo sintiendo un calor que creia desconocido, mi mente me decia que aquello era repugnante pero mi cuerpo intentaba contradecir mis pensamientos, ver aquellos falos gruesos y marcando las venas en las bocas de aquellas chicas, insertados en los conos asi como chorros de semen goteando de sus bocas, me quede atonita aunque empece a notar como mi entrepierna se humedecia, llevaba una camisola fina de estar por casa cubriendo mi cuerpo y en pocos instantes y sin darme cuenta me note con las piernas abiertas mientras mis dedos acariciaban mi braga ya empapada la cual retire de un lado hasta alcanzar mis labios vaginales encharcados.

- “Dios mio ¿que estoy haciendo?”- pense negando con la cabeza entrecerrando los ojos.

Por mi educacion no estaba acostumbrada a masturbarme, esporadicamente lo habia hecho, pero sin mas resultado que un desahogo pasajero, estaba en la cama de mi hijo con las piernas abiertas restregandome mientras observaba una revista pornografica, note mis pezones se habian endurecido y mientras los dedos de mi mano izquierda frotaban mi cono de arriba abajo en un movimiento cada vez mas acelerado, mi mano derecha masajeaba mis dos mamas amplias, como si fueran masa de pan.

Me senti extasiada con los ojos cerrados, los labios medio abiertos, gimiendo, convulsionada, una ola de excitacion termino invadiendome quedando paralizada mientras chorros de jugos internos invadian mis dedos y mi respiracion se aceleraba a ritmos nunca antes sufridos.

Me fui calmando pensando en lo que habia hecho, mire mis dedos totalmente pringados de mi corrida, las sabanas mojadas, mire a la puerta pensando si alguien me podia ver, aunque sabia que en esos momentos no habia nadie en casa.

Volvi a meter la revista en el cajon de donde la habia sacado, quite las sabanas para lavarlas y pase el resto del dia con un sentimiento de culpabilidad de lo hecho, aunque mezclado con la excitacion del momento, a pesar de mi edad tengo que reconocer que nunca habia tenido un orgasmo como el que senti en la habitacion de mi hijo viendo esas revistas.

Unos dias despues, llego mi hijo al anochecer dando un portazo y metiendose en su habitacion, mi marido estaba de viaje por asuntos de trabajo, por lo que fui a ver que le pasaba, y al entrar en su cuarto me lo encontre casi llorando de rabia.

- ¿Que te paso, hijo? ¿Por que estas asi….?- le pregunte preocupada.

Como el no me contestaba nada, yo segui preguntandole:

- ¿No salias hoy con Marta? ¿Te paso algo con ella….?

Finalmente reacciono:

- Si, pero no creo que ella quiera salir mas conmigo.

- Pero…. ¿por que……, discutisteis?

- Porque no pude follarla, mama……

Yo me quede un poco sorprendida, porque no estaba acostumbrada a oirle decir esas palabras a mi hijo, pero tampoco era el momento de reprenderle nada. Ademas, sabia que ahora los chicos jovenes enseguida empezaban a tener relaciones, pero el oir a mi hijo decir que ya estaba follando con su novia a las pocas semanas de empezar a salir con ella, me resultaba extrano, porque yo seguia viendole como a mi nino, pero yo estaba dispuesta a saber lo que habia pasado para intentar ayudarle.

- ¿Que te paso…., que no se te puso….ya sabes?- le pregunte un poco cohibida por la situacion.

- Si, eso si, mama, como no se me va a poner dura, con lo buena que esta Marta. Lo que paso es que me dolia mucho cuando se la metia y tenia que sacarla, asi que ella se enfado conmigo porque la dejaba con las ganas.

En todos estos anos, yo nunca habia tenido una conversacion con mi hijo de temas sexuales, asi de esa forma tan abierta y me sentia un poco incomoda, pero tambien, un poco excitada, no sabia por que, se mezclaron en mi cabeza el recuerdo de unos dias antes en su habitacion y la conversacion que estabamos manteniendo, aunque quizas ese fuera el problema, que nunca habiamos hablado de sexo, de su sexualidad, algo tan necesario a esas edades, pero yo era de otra generacion y esas cosas no eran faciles para mi y su padre tampoco tenia buena relacion con el para hablar de eso con confianza.

Pero como las madres siempre tenemos que estar ahi, cuando nos necesitan nuestros hijos, costara lo que me costara, yo tenia que seguir hablando con el hasta saber el problema para poder arreglarlo.

- Pero, a ver, hijo, ¿como que te dolia….? ¿es que ella es virgen y te costaba metersela?- me atrevi a comentarle toda decidida a pesar de la verguenza que me embargaba.

- No, mama, ella ya ha follado con muchos chicos.- me respondio Luis como si fuera la cosa mas natural del mundo.

- !Vaya con Marta!, hijo, como son las chicas ahora….. Bueno, eso no importa, si no me explicas bien lo que te paso, no podre ayudarte.- le respondi sacando fuerzas de flaqueza.

- Es que me da verguenza, mama. No se si podre volver a salir con mas chicas.- me comento apesadumbrado mientras la vista de mi hijo se perdia en el horizonte.

- Pero, ¿que estas diciendo, hijo? No entiendo nada….., ¿tan grave es eso…..?- le respondi en una mezcla de curiosidad e intriga.

Entre titubeos mi hijo termino confesando.

- A ver, lo que pasa es que cuando se me pone dura, no se me baja la piel, el glande se queda tapado y al follar, me duele, ¿entiendes….?- me explico mirandome a los ojos.

- !Ah!, ya entiendo, tienes fimosis. Pues tendras que ir al medico, que eso tiene facil arreglo. Me parece que lo que hacen es cortarte un poco la piel para que pueda bajar bien- le dije con la mayor de las naturalidades mientras apoyaba mi mano en su hombro.

- No voy a ir al medico, me da mucha verguenza contar eso y que me vean y me da mucho miedo que me corten nada ahi. Ademas, la que me toca a mi, es una mujer y seguro que se me pone dura.- me respondio todo envalentonado.

- Al medico nunca hay que ir con verguenza, hijo. Las veces que habre ido yo a D. Cesar, el medico, y me mando desnudarme…..-le intente explicar de forma natural.

Luis me miro con una cara rara, como si me imaginara desnuda ante el medico mirando mis carnes con morbo, por lo que quise tranquilizarle.

- Es que esto tenian que habertelo visto antes, cuando eras mas pequeno, para que tuviera una mejor solucion. A lo mejor la culpa es mia por no fijarme en esas cosas, pero como cuando creciste, decidi que ya debias banarte solo y quiza la culpa es mia por no darme cuenta de que te pasaba eso.- le explique con un sentimiento de culpabilidad.

Bueno pues vamos a hacer una cosa, si no quieres ir al medico, esta tarde llamo a la consulta de D. Cesar y le explico la situacion a ver que remedio nos prescribe.

Recorde unos dias antes, estar hablando con mi amiga Sofia, y casualidades de la vida me explico el mismo problema que tenia su hijo y que le habian recetado una crema para echarsela en el pene y realizar una serie de ejercicios, por supuesto no quise preguntarle de que ejercicios se trataba, pues no necesitaba explicaciones y me olvide del tema.

Por la tarde llame a D. Cesar y le comente la situacion, me quede con cara circunspecta cuando me receto la misma crema y me explico el tipo de ejercicio que debia hacer.

- Bueno doctor, yo se lo explicare y veremos los resultados.- le dije un tanto pensativa.

- De acuerdo Laura, si no quiere el venir pues me comentas a ver que tal le ha ido, estos chicos de hoy en dia son cada vez mas reservados en este tipo de cuestiones, pero debemos respetar su intimidad y no obligarlos- me respondio resignado.

Al dia siguiente, compre la crema que me habia recetado el medico y cuando Luis vino del instituto se la ensene y le dije como debia actuar.

- ¿Que ejercicios, mama? ¿hacerme una paja?- me dijo Luis todo incredulo e interrogativo.

- Hijo, llamalo como quieras- le respondi subiendome los colores a mi cara.

- Esta bien mama, voy a ducharme y a poner en practica lo que me has dicho.

Deje a mi hijo entrara en la ducha de su habitacion y empece a oir caer el agua hasta que pocos momentos despues oi el silencio en el bano, tenia la puerta entreabierta y no pude evitar la curiosidad de ver lo que estaba haciendo Luis, disimuladamente me acerque y pude observarle frente al espejo con la polla dura untandose la crema por el glande.

Quede atonita ante el tamano de la polla de mi hijo que estaba en plena ereccion dejando al descubierto la punta de su glande y el resto cubierto por el prepucio.

Desde que deje de banarle no habia vuelto a ver su vastago, y la verdad se habia desarrollado con los anos, era una polla fina con tendencia a curvarse hacia arriba, mi hijo empezo a frotarse con cuidado y la vision me excito muchisimo viendo a aquel joven que habia parido con el cuerpo tenso masturbandose, la cabeza echada hacia atras con los ojos cerrados, la mano izquierda aferrada con fuerza al poyete del lavabo y con su mano derecha deslizandose a lo largo de su tronco.

Intuitivamente mis manos se aferraron a mis pechos y un intenso calor se apodero de mi entrepierna observando a mi hijo aumentar el ritmo, un grito mezcla de dolor y excitacion salio de su garganta para segundos despues un chorro de leche impactar contra el cristal del espejo, empezando a deslizarse lentamente por el mismo.

Sali inmediatamente de su habitacion, para que no se apercibiera de mi presencia, con un calenton pocas veces sufrido en mi cuerpo y volviendo a la cocina como si nada hubiera ocurrido.

- ¿Has hecho lo que te he dicho?- le dije con gesto de interes.

- Si mama, aunque me sigue molestando – me contesto ajeno a lo que su madre habia presenciado.

- Bueno manana vuelves a hacerlo y veras como poco a poco se te va pasando.

Pase el resto del dia, con la imagen de Luis metida en mi mente, intentaba quitarmela de la cabeza, pues era mi hijo y no estaba bien pensar tan incestuosamente.

Mi marido llego por la noche del viaje de trabajo, totalmente cansado, tanto que al acostarse quedo rendido en pocos instantes, tarde en dormirme, no dejaba de ver la verga de mi hijo dura, enfilada hacia arriba mire al lado y comprobe como mi marido me daba la espalda roncando como un bendito, pase mi mano derecha por mis muslos que se abrieron, estaban calientes y mas cuando mis dedos llegaron a la braga que deslice a un lado y mi dedo corazon se empapo de jugos que destilaba a manantiales, separando los amplios y gruesos labios de mi cono que facilmente se despegaron.

Aprete los labios para no hacer ruido, moviendo suavemente los dedos de arriba abajo, no queria despertar a mi marido y me viera de esa forma !que verguenza! Me costaba mantener el control de mi respiracion sin alterarme, notaba mi clitoris como una pequena perla dura que la yema de mi dedo no dejaba de sacar brillo, una fuerte descarga me invadio el cuerpo, frunciendo el ceno y apretando mis labios para no alarmar a mi marido notando mi cono explotar como un volcan.

Me levante de la cama y fui al bano y me refresque la cara mientras miraba al espejo, no dando credito a lo que me habia ocurrido, cogi la toalla y me seque jurando y perjurando que esto no podia volver a suceder.

Al dia siguiente volvimos a la rutina diaria, al regresar mi hijo del instituto, volvio a meterse al bano para ducharse y darse la crema, cuando un grito salio de la ducha, asustada me acerque a la puerta de la ducha.

- ¿Te ocurre algo, hijo? – le dije, un poco nerviosa, juntando el oido a la puerta que permanecia cerrada.

Tras unos instantes de silencio, salio mi hijo del cuarto de bano.

- Al hacer los ejercicios me he hecho dano, quiza he tirado demasiado fuerte – me comento Luis bastante acalorado.

- Carino debes hacerlo suave, despacio- le comente intentando calmarle.

- Ya, es que……no he podido evitarlo me habia excitado y….- me dijo todo apesadumbrado.

- Bueno carino es normal pero debes intentar controlar los movimientos- le dije de la forma mas natural.

A traves del pantalon pude observar la polla de mi hijo ladeada a un lado marcando un bulto apreciable, como si el diablo se hubiera apoderado de mi en esos instantes, le solte a mi hijo:

- Ensenamela a mi, a ver como la tienes…

- !Joder, mama! ¿Tengo que ensenarte la polla empalmada?- la cara de mi hijo era de sorpresa mayuscula.

- Es la unica manera de poder ayudarte. Mi amiga Sofia, me dijo que a su hijo tambien le pasaba eso y le dieron una crema para echarsela en el pene haciendo unos ejercicios, como a ti te ha mandado el doctor.

- Los ejercicios que son hacerse una paja – me dijo mi hijo riendo.

- Deja de decir tonterias, hijo. ¿Me la ensenas o no?- le conteste sacando fuerzas de flaqueza.

Y finalmente, con cara resignada, accedio, bajandose los pantalones…… y dejandome ver su pene que se habia puesto flacido en esos momentos, pero a mi, me parecio hermoso, de un buen tamano, no pudiendo evitar decirle:

- Lo tienes muy bonito, hijo, dejame un momento……

Y sin esperar su consentimiento, y totalmente envalentonada, se lo agarre con la mano, mirando muy interesada la zona del glande, tapada por su piel. Yo intente tirar de ella hacia abajo, dejando su glande al descubierto con dificultad, pero tenia que versela en ereccion por lo que empece a pajearle suavemente para que se le pusiera dura, la cara de Luis era pura expresion de sorpresa:

- Mama, ¿que haces?

- Tendre que vertelo bien, ¿no, hijo? Si cuando estabas con Marta, la tenias dura, yo tendre que vertela asi tambien.

El dia anterior habia visto a mi hijo desnudo a cierta distancia pero ver su polla a escasos centimetros palpitando mientras le masturbaba suavemente era un espectaculo para mi a pesar del pudor que me invadia, pero por un hijo se hace lo que sea con tal de que este bien.

Mi vagina ya estaba hecha caldo y yo tiraba hacia debajo de la piel de su polla, poco a poco, aunque a veces provocaba los quejidos de Luis, por lo que fui a buscar un lubricante que usaba con mi marido, para echarmelo en la mano y que todo fuera mas facil y placentero para el tambien, consiguiendo asi que estando empalmado, casi estuviera totalmente al descubierto su brillante y rosado glande, que aparecia ante mi tan apetecible como para echarmelo a la boca, pero tenia que contenerme.

- Asi va mejor, ¿no, hijo? ¿Ahora te duele?- mi vista no dejaba de recorrer tan apreciada herramienta

- Si, mucho mejor. Solo me duele un poco cuando tiras hacia abajo.

- Esto va a llevar su tiempo, Luis, tendremos que repetirlo mas veces hasta que baje toda la piel sin que te duela.

Queria evitarlo pero estaba excitadisima haciendole una paja a mi hijo. Su polla en plena ereccion se veia esplendida y estaba disfrutando como nunca de tener algo asi en la mano, por lo que el tambien se encontraba muy relajado sintiendo como mi mano subia y bajaba por su polla, hasta que en un momento inesperado, su semen salio disparado, mojandome la cara y manchandome el vestido que llevaba:

- !Aaaahhhh! Lo siento, mama, se me escapo y no me dio tiempo a avisarte.

- No pasa nada, hijo. Me limpio y ya esta y el vestido ya se metera en la lavadora.

Despues de la corrida de mi hijo, la polla se le empezo a aflojar, quedando completamente su glande fuera, todavia lleno de su semen, haciendo yo verdaderos esfuerzos para no metermelo en la boca y lamer todo eso tan rico que tenia entre mis dedos, por lo que le pregunte:

- ¿Marta no te la chupaba?- le preguntaba recordando las fotografias de las revistas porno que guardaba mi hijo.

- Si, la gusta mucho, pero cuando se me ponia muy dura, tambien me molestaba dentro de su boca y no tenia mucho placer.

Recordaba las fotografias de las revistas porno que guardaba mi hijo, esas felaciones que me parecian tan repugnantes, sentia como si el diablo quisiera invadir mi interior y acercarme al falo de mi hijo, las pulsaciones de mi corazon se desbordaban.

- Es una pena que no lo pudieras disfrutar. Pero ya veras como al final lo terminas disfrutando- le dije levantandome dando por concluida la conversacion.

Luis me miro con cara dubitativa:

- ¿Mama podrias tu intentarlo? Bueno…, si quieres……

- Escuchame bien Luis, soy tu madre no lo olvides, he cedido a ayudarte masturbandote para intentar solucionar el problema que tienes, pero hasta ahi hemos llegado…..¿!te imaginas si tu padre se entera de esto!?- sali de la habitacion furiosa por lo ocurrido, era mi hijo y demasiado lejos habiamos llegado intentando ayudarle en el problema que tenia.

Intente dar carpetazo a lo que habia ocurrido, volvimos a hacer una vida normal como siempre, pero no resulto tan facil como yo pensaba.

Pasaron los dias, le fui preguntando a mi hijo como se iba sintiendo y me dijo que mucho mejor, todos los dias ponia en practica las recomendaciones dadas y hacerlo con la suavidad con la que se lo habia hecho yo.

- Eso esta muy bien cielo, los hijos siempre son lo primero, recuerdalo cuando tu seas padre- le dije con una sonrisa como si fuera lo mas natural del mundo.

- Has sido mi mejor doctora, jejeje- me dijo escaneando mi cuerpo, ante lo cual me senti turbada.

Me di la vuelta y sali de la habitacion, la forma de mirarme de Luis me dejo con ciertas dudas en el comportamiento de mi hijo pero no quise darle mas importancia hasta que un dia recogiendo la ropa de su habitacion me quede estupefacta.

(continuara)
480pMi primera profesora de sexo
gratis -1.7k5m
480pMasturbandome delante de papi
gratis -2.6k10m
480pEs Enganada por el Amigo de su Hermano
gratis -6.5k8m
480pHija seduce a su padrastro y le da una mamada parte 1
gratis -2.7k10m
480pmi hermana me chupa la polla para que me pase al lado oscuro parte 2
gratis -2.8k7m
480pPequena rubia monta la polla del apuesto padre del novio antes de la boda
gratis -2.2k10m
480pPreciosa hermanastra termina con la cara llena de semen
gratis -6.8k7m
480pMe follo a mi hermanastra con su vestido blanco
gratis -3.9k8m
480pMi novia se deja follar por el vecino
gratis -5.3k10m
480pmi doctora
gratis -2.8k10m
480pJunto a la ninera de casa
gratis -5.9k10m
11 - 1