Exclusiva promo por tan solo $4,99 disfruta 1 mes de videos sin publicidad y zona vip gratis, haz click aquiUnete a nuestro nuevo grupo de telegram para enterarte del contenido nuevo subido a diario
>>
1080pVipUltimo video subido en la zona vip
vip -132m
720pmi padrastro juega conmigo
gratis -4.2k23m
720pA mi padrastro le gusta espiarme
gratis -4.4k39m
720pMi padrastro sabe como gozar
gratis -3.6k9m
480pNecesitamos Al Padrastro Real
gratis -3.8k28m
480pEnamorada de papa 3
gratis -4.6k50m
480pLa hijastra tiene relaciones sexuales con su padrastro
gratis -5.1k31m
30 Dec 2023Views 41Tengo que robarle el novio a mi hija Filomena vive practicamente esclavizada por su marido y su hija. Buscara la forma de vengarse a traves del novio de ella.

Las personas de tu entorno, esas que supuestamente son las que mas te quieren, tambien pueden ser las que mas dano te hagan. Yo llegue a acostumbrarme a ese dolor, hasta que decidi que habia llegado a mi limite. A partir de entonces, me dedique a planear una venganza sin importarme lo mas minimo las consecuencias.

Fui feliz durante la inmensa mayoria de mi vida. Mis padres me criaron con mucho amor y me ensenaron a ser libre. El mayor dolor que podia sufrir en aquella epoca era una caida jugando con mis amigas, asi que desconocia que en la vida no todo era siempre de color de rosas. Habia un lado amargo y, por desgracia, me estaba esperando a mi.

Quise ser profesora desde que tenia uso de razon. Mi madre tambien lo era y yo tenia la intencion de imitarla porque me parecia una mujer fascinante. Como era de esperar, ella me apoyo en todo momento y me ayudo a conseguir mi proposito. Sonaba con estar rodeada de ninos hasta que encontrara el amor y tuviera los mios propios.

Pero en mi epoca de estudiante me parecia que era demasiado pronto para hablar de eso. Tenia mis rolletes con algunos chicos, pero nunca iba a mas. Estaba convencida de que esperar al hombre indicado valia la pena. El problema era que yo no solia salir demasiado y mi carrera era principalmente de mujeres, asi que tenia muy dificil conocer a alguien con quien pudiera mantener una relacion.

Cuando termine los estudios y comence a trabajar, me encontre con un problema similar. En el colegio casi no habia chicos, y los pocos que habia estaban demasiado solicitados. Ademas, no me parecia apropiado tener algo con un companero. Asi que el tiempo fue pasando y yo seguia esperando mi oportunidad en el amor.

Aunque yo no tenia prisa en ese sentido ver que a mi alrededor todo el mundo se iba casando y como aparecian los primeros embarazos, hizo que llegara a mi la impaciencia. No queria que cundiese el panico, pero empezaba a notar en mi cierta desesperacion, me fijaba en hombres en los que hasta ese momento no habia puesto mi atencion.

Asi fue como empece a mirar con buenos ojos al hombre de mantenimiento del colegio. Roque parecia buena persona, era amable y servicial y siempre tenia una sonrisa en la boca. Yo ya habia notado con anterioridad que el me miraba interesado, pero, ademas de no querer juntarme con nadie del trabajo, pensaba que podia aspirar a algo mas.

- Buenos dias, senorita Filomena.

- Llamame Filo, por favor, Filomena era mi abuela.

- Como quieras. ¿Necesitas algo?

- No, solo me preguntaba si es muy duro tu trabajo.

- Pues depende del dia, a veces no tengo nada que hacer y otras no paro.

- Ya me imagino.

- ¿Estas casado o en pareja?

- No, pero estoy abierto al amor.

- En esas estoy yo tambien.

- Ahora al salir ire a tomar un cafe, si me quieres acompanar...

- Claro, Roque, asi nos conocemos mejor.

Puede que ese hombre no fuese millonario, de hecho, su sueldo era bastante inferior al mio, pero con el me sentia comoda. Aquella tarde, tomando cafe, me hizo reir mucho. Siempre habia sido lo que mas valoraba en una relacion y jamas lo habia encontrado, quizas por eso seguia soltera y entera. Roque se comporto en todo momento como un caballero, lo que hizo que no dudara en darle mas oportunidades.

Tardamos cinco citas en darnos el primero beso. Yo sabia que el lo deseaba desde la primera, pero queria estar segura antes de dar ese paso. Juntar nuestros labios era formalizar la relacion, convertirlo en mi primer novio, y eso para mi eran palabras mayores. Aunque la realidad era que yo lo deseaba desde el principio tanto como el.

Por entonces yo tenia veintiocho anos y seguia viviendo con mis padres. Roque no podia permitirse independizarse, asi que tambien vivia con los suyos. Eso nos impidio durante bastante tiempo poder llevar a cabo lo que ambos tanto queriamos. Mi cuerpo me pedia estrenarme con el, pero nuestras casas nunca estaban libres e ir a un hotel me parecia demasiado frio.

Llevabamos tres meses saliendo cuando Roque me sorprendio regalandome un viaje de fin de semana. Seria algo breve, pero estaba convencida de que eso nos consolidaria como pareja. Ademas, en esas circunstancias, ir a un hotel estaba bien visto, asi que por fin podriamos mantener relaciones sexuales plenas.

Los dos estabamos muy ilusionados con nuestro primer viaje juntos, pero se palpaba en el ambiente que el objetivo de todo aquello era realmente poder acostarnos. Eso hizo que estuviera nerviosa durante todo el trayecto, asi que Roque se tuvo que dedicar a tranquilizarme. Entre otras cosas, me prometio que despues de aquello buscariamos un piso para los dos.

Habiamos programado muchas visitas para ese fin de semana, pero en cuanto me meti en la cama con Roque ya no quise salir. La primera vez fue dolorosa, pero me lo hizo con tanto carino y amor que lo compenso sobradamente. Su forma de cubrir mi cuerpo de besos antes de penetrarme, hizo que lubricara mucho y todo fue mas facil. Una vez superada la rotura del himen, todo fue placer.

- Supongo que ahora ya podemos contar en el colegio que estamos juntos.

- No hay prisa, Roque.

- Pero quiero poder darte un beso cuando te veo por las mananas.

- Asi nos ahorramos que hablen de nosotros.

- ¿Y que mas da?

- Soy profesora.

- Claro, yo solo soy el de mantenimiento.

- Sabes que no lo digo por eso.

- Pues es lo que parece.

- Prefiero que los alumnos esten al margen de mi vida privada.

Por mucho que quisiera a Roque, si que tenia ciertos reparos en que me vieran con el. Aunque sabia que era un pensamiento que debia desterrar de la cabeza, pensaba que por mi estatus de profesora no debia dejarme ver con el de mantenimiento. Durante los primeros meses de nuestra relacion, ese fue el unico motivo de disputa.

Hasta que llego el momento de irnos a vivir juntos. A partir de ahi, ya me parecio absurdo seguir fingiendo. Cada manana llegabamos juntos al colegio, era obvio que habia algo entre nosotros. Para todos mis companeros fue una gran sorpresa, pero nadie hizo ningun comentario que yo pudiera interpretar como desaprobacion.

Teniendo en cuenta que la relacion ya era publica, que vivimos juntos y que nos iba muy bien, lo normal era dar el siguiente paso. Sabia que Roque me iba a pedir matrimonio en cualquier momento y esperaba que lo hiciese de una forma muy romantica. Pero se limito a decirme que nos teniamos que casar porque ya llevabamos bastante tiempo juntos.

A pesar de la falta de romanticismo y de que ni siquiera me compro un anillo, acepte casarme con el porque yo tambien pensaba que era lo que tocaba. Intente justificarlo por su escaso poder economico, pero la realidad era que llevaba sonando con una pedida bonita muchos anos y me habia quedado sin ella. Esperaba al menos tener una boda de ensueno.

Ni siquiera pude tener eso. Siempre con la excusa del dinero, Roque organizo una boda cutre a la que solo asistieron nuestros familiares mas directos. Decia que lo poco que teniamos ahorrado era para comprarnos en un futuro una casa. Como siempre, acababa pensando que el tenia razon y cedia a todas sus pretensiones.

Una vez casados, el siguiente paso era ir a por los hijos. El tambien estaba de acuerdo en ser padre, aunque discrepabamos en el numero de ninos que queriamos tener. Mi ilusion era llegar a los tres, pero Roque decia conformarse con solo uno. Lo logico era que ninguno de los dos ganara e intentaramos tener dos, pero a mi marido no se le daba nada bien eso de aceptar acuerdos.

En cualquier caso, pronto descubririamos que el numero de descendientes a tener no estaba en nuestra mano. Tras intentarlo sin descanso durante meses, no conseguia quedarme embarazada. Aunque Roque se negaba a ir al medico, finalmente lo convenci y nos analizaron a los dos. Los medicos nos dijeron que iba a ser dificil que me quedara encinta, pero no del todo imposible.

Nos ofrecieron varias opciones que ponian facilitar el embarazo, pero eran muy costosas y Roque no queria ni oir hablar de gastar dinero. Asi que no nos quedo mas remedio que seguir intentandolo por el metodo natural. Por aquel entonces todavia conservamos casi intacta la pasion del principio y follamos muy a menudo.

La ilusion y las esperanzas se fueron desvaneciendo con los anos. A los problemas de fertilidad ya mencionados se unio que yo cumplia ya los treinta y cinco y que cada vez me apetecia menos acostarme con mi marido. Roque lo seguia intentando cada noche, aunque lo hacia por placer, no porque siguiera pensando en la idea de ser padre.

- Joder, Filo, cada vez eres mas estrecha.

- Es que no me apetece.

- Soy tu marido, tengo derecho a follarte.

- ¿Y lo que yo quiera no cuenta?

- Claro que si, pero no llores si acabo buscando fuera lo que tu no me das.

- Solo te estoy diciendo que hoy no quiero.

- Pues al menos chupamela o hazme una paja.

Casi todas las noches que discutiamos por ese tema acababa dejando que me follara para no seguir escuchandolo. Me sentia fatal cuando permitia eso, pero, milagrosamente, de esa manera acabo llegando el embarazo. Para mi fue la mejor noticia del mundo, y esperaba que para Roque tambien, pero cuando se lo conte no mostro el menor entusiasmo.

Seguiamos viviendo en el mismo piso de alquiler, apenas teniamos caprichos, pero, como siempre, puso la excusa del dinero. Yo tenia bastante ahorrado, aunque el no lo sabia, asi que en esa ocasion no iba a dejar que se saliera con la suya. El embarazo siguio adelante y a los pocos meses nos confirmaron que estabamos esperando una nina a la que ibamos a llamar Sonia.

Esperaba que la pequena que crecia en mi vientre se convirtiera en una aliada contra mi marido, cada vez mas tirano. El dia que nacio Sonia fue el mas feliz de mi vida, por fin cumplia mi sueno de ser madre. Desde el primer momento, la actitud de Roque fue mucho mejor de lo que esperaba, quizas todavia habia una esperanza para el.

Desde el momento en que me converti en madre el tiempo comenzo a pasar mas deprisa. Veia a mi hija crecer ante mis ojos y deseaba poder detenerlo todo, que siguiera siendo mi pequena eternamente, pero eso no iba a ser posible. Para mi desgracia, la dulce Sonia comenzaba a parecerse cada dia mas a su padre. No solo fisicamente, sino tambien en ese caracter que yo tanto odiaba.

No comprendia por que una nina que habia sido tan feliz se estaba convirtiendo en una adolescente amargada. Su padre cada vez me trataba peor y ella en vez de ponerse de mi lado, lo imitaba a el. Llego un momento en que practicamente me habia convertido en una esclava de ellos dos. Iba a trabajar y luego en casa les tenia que servir en todo.

- Que asco, esta sopa esta repugnante. - Dijo mi marido.

- Es lo mima que hago siempre.

- Pues eso, igual de asquerosa. - Respondio Sonia.

- Llego muerta de trabajar y lo hago lo mejor que puedo.

- Si, tiene que ser muy cansado vigilar a veinte ninos. - Replico Roque.

- Sabes que mi trabajo no consiste en vigilarlos.

- Callate ya y preparanos otra cosa. - Contesto mi hija.

Cada vez tenia mas claro que me habia equivocado al casarme con Roque, aunque siempre tenia la opcion del divorcio. Pero no comprendia que habia hecho tan mal para que Sonia tambien me tratara de esa manera. Siempre fui carinosa y comprensiva con mi hija, mientras que ella no mostraba por mi ningun tipo de respeto.

Esperaba que todo que fuese una simple etapa, un arrebato de inicio de adolescencia, pero cumplio los diecisiete anos y la cosa iba todavia a peor. Las malas contestaciones se convirtieron en el dia a dia por parte de los dos. Aunque entre ellos no compartian absolutamente nada, parecia que se tenian la simpatia que a mi me negaban sin ningun motivo.

Lo peor de todo fue cuando Sonia se echo su primer novio. Ella pretendia meterlo en casa sin ningun pudor, pero en eso si que consegui que Roque se pusiera de mi lado. No veia ningun problema en que su hija saliera con chicos, ni siquiera sabiendo que este en concreto era de un barrio de mala muerte, pero si que tenia claro que no estaba dispuesto a que se lo follara delante de nuestras narices.

- ¿Por que no puedo traerlo a casa?

- Por respeto a nosotros, Sonia, no es tan dificil de comprender.

- O sea, que porque tu no follas yo tampoco puedo hacerlo.

- Lo que tu padre y yo hagamos no es asunto tuyo.

- Estoy hablando de ti, el seguramente tenga un amante por ahi.

- Eres muy cruel, hija.

- Es la verdad. Siempre presume de lo bien que estas para ser una vieja, pero no dejas que papa disfrute.

- ¿Te lo ha dicho el?

- Pues si, porque con el si que se puede hablar.

- Pero el tampoco te deja que traigas al tal Kilian a casa.

- Es un hombre, es normal que no quiera escuchar como se follan a su vieja.

- ¿Ya lo has hecho?

- Si te parece voy a esperar a los treinta anos como tu.

Siempre que hablaba con ella acababa peor de lo que estaba. Lo unico que pretendia era que confiara en mi, que pudiera contarme sus cosas, pero todo lo que me explicaba era tan escandaloso que terminaba en discusion. Tambien me ponia de los nervios que alardeara de todo lo que hablaba con su padre a mis espaldas.

Sentia que estaba a punto de explotar, que necesitaba cambiar de aires o al final iba a acabar muy mal. Tras mucho pensar, se me ocurrio que podia invertir todo lo que tenia ahorrado en pegarme un buen verano. Si hubiese sido una cabrona como ellos, hubiera cogido el dinero para disfrutarlo en solitario, pero cometi el error de proponerles un plan.

Primero le explique a Roque que tenia la intencion de alquilar una casa en la playa. Mi marido exploto en colera solo al escuchar la idea, pero fue mucho peor cuando se entero de que tenia dinero de sobra para pagarlo. Tras una discusion muy acalorada en la que le dije que yo me iba a ir si o si, acabo pensando que el mal ya estaba hecho y que era mejor aprovecharse de la situacion.

Solo quedaba explicarselo la Sonia, y ambos sabiamos de sobra cual iba a ser el inconveniente. Cuando mi hija escucho hablar de alejarse un mes de su novio, se rio en nuestra cara. Le dije que era una oportunidad unica para que recuperaramos todo el tiempo perdido, o mas bien malgastado, en familia. Pero ella no dejaba de repetir que lo mejor era que nos fuesemos nosotros y que ya se quedaria ella sola en casa con Kilian.

- Tienes que venir con nosotros.

- Obligame.

- Claro que lo voy a hacer, si no me dejas mas opcion.

- Me quedo aqui con mi novio.

- Te bienes y no hay mas que hablar.

- Esta bien, pero Kilian viene con nosotros.

- No digas estupideces, Sonia.

- Es mi ultima oferta, madre, la tomas o la dejas.

Me tome unos segundos para pensar y mi desesperacion me llevo a acabar diciendo que si. Ese verano era mi ultima opcion para llegar a conectar con Sonia y tener el detalle de permitir que su novio viniera quizas sirviera de algo. Como era de esperar, a Roque no le hizo ninguna gracia, pero como yo lo pagaba todo se tenia que aguantar.

El mismo dia de partir hacia la playa fue cuando conoci a Kilian. Esperaba encontrarme a una version de Sonia en masculino y mucho mas chulesca o chunga, pero, a simple vista, no me parecio que ese muchacho fuese mala persona. Durante todo el viaje fue callado, era mi hija la que le hablaba a el utilizando unas formas muy similares a las que su padre usaba conmigo.

Cuando llegamos, Sonia y Roque cogieron sus cosas y fueron directos al apartamento, dejandome a mi que cargara con el resto de las bolsas. Fue el novio de mi hija el unico que se presto a ayudarme. A pesar de mis prejuicios iniciales, nada mas conocerlo ese muchacho ya me caia mejor que mi propia familia.

Durante los primeros dias intente convertir el mar en mi refugio para abstraerme de las constantes peleas en casa. A pesar de tener a su novio delante, Sonia no dudaba en seguir atacandome como de costumbre, ante la atonita mirada del joven. El el unico que no me daba guerra era Roque, desaparecia a primera hora de la manana y despues lo encontraba por la playa babeando detras de las chicas en bikini. Quizas hubiese debido sentirme celosa, pero preferia eso a tenerlo encima.

El unico consuelo que tenia era que esperaba pasarme el dia escuchando a Sonia y Kilian follando, pero, sin embargo pasada la primera semana no los habia escuchado ni siquiera una sola vez. Aunque fuese mi hija, hubiese entendido perfectamente que ese pobre chaval que se hubiera negado a tocarla al comprobar como era realmente.

Llegue a sentir lastima por el. Probablemente ese muchacho se habia dejado seducir por las grandes tetas de mi hija y por la facilidad que tenia para dejarse meter mano. Me di cuenta de que cada vez la evitaba mas, preferia irse solo a la playa que esperarla a ella. Yo, para evitar la ira de Sonia, habia procurado acercarme lo menos posible a el, pero habia demasiados misterios que deseaba resolver.

Sonia tenia la costumbre de dormir hasta las tantas, y ese era el momento que su novio aprovechaba para irse tranquilo a nadar al mar. Como nuestra casa estaba cerca, yo aprovechaba para observarlo desde el balcon. Detras de toda esa rabia, mi hija era una muchacha muy guapa, pero debia reconocer que el lo era bastante mas. Una de esas mananas, decidi ir detras de el.

- ¿Nadando de buena manana?

- Si, aprovecho que hasta ahora todavia hay poca gente.

- Y que Sonia esta durmiendo.

- Si, ese es tambien un buen motivo.

- A veces mi hija es un poco... irritante.

- Ya, bueno... aun no le he agradecido que me haya invitado a estas vacaciones.

- A decir verdad, no nos dejo mas opcion.

- Lo siento, no pretendia aprovecharme.

- Kilian, ¿que has visto en ella?

- No sabia que era asi, es la primera vez que la veo comportarse de esa manera.

- Pues, lamentablemente, esa es su verdadera cara.

- ¿Como consigue aguantar tanto desprecio?

- La he parido yo, no me queda mas remedio que aguantarla.

- Pero su marido tampoco la trata demasiado bien.

- Tengo mas de cincuenta anos, ¿que puedo hacer a estas alturas?

- Buscar a alguien que la quiera y la respete como se merece.

- Eres demasiado joven para saber lo complicado que resulta eso.

- Yo podria hacerla feliz.

- Si no eres mas que un nino.

- Tengo dieciocho anos.

- Pues eso, un crio.

- Dejeme devolverle la felicidad que le han robado durante estos ultimos anos.

Lo primero que pense fue que ese muchacho estaba loco, pero habia algo en su mirada que me decia que estaba hablando en serio. Dejarme llevar con Kilian era tentador en muchisimos sentidos, era un joven tremendamente atractivo y podia darme lo que hacia tiempo que habia perdido. No pude evitar imaginarme acariciando sus musculos, pero lo que venia despues no quise ni pensarlo.

Deje que pasaran los dias con la idea de quitarme cualquier tipo de tentacion de la cabeza. Lo que mas me atraia de ese joven no era su fisico, sino lo atento y amable que se mostraba conmigo y como despreciaba cada vez mas a Sonia sin tener que recurrir a la vulgaridad que ella solia utilizar conmigo. No me importaba reconocer que me ponia cachonda ver que no queria acercarse a mi hija.

Pero esos desprecios estaban sacando cada vez mas de quicio a Sonia. Ella evitaba tratar mal a su novio, por mucho que el no quisiera nada con ella, asi que toda la rabia contenida la pagaba conmigo. Cada uno de sus insultos me daba argumentos para pensar que quizas si deberia aceptar la propuesta de Kilian. Lo unico que me faltaba para convencerme era esa gota que acababa colmando el vaso. Y estaba a punto de llegar.

- Sonia, la comida ya esta hecha, sal ya de la cama.

- Dejame dormir, joder.

- Te estamos esperando para comer.

- No me importa, me da asco tu puta comida.

- Parece que no llevas muy bien que tu novio ya no quiera tocarte.

- ¿Que has dicho?

- Que ahora eres tu la que no folla.

- A Kilian me lo tiro cuando me da la gana. A ese ya cualquiera, no como tu, que nadie quiere tocarte.

- ¿Estas segura?

- Pues claro, eres una cincuentona amargada.

- Te juro que te vas a arrepentir de estas palabras.

La decision estaba tomada. Volvi al salon y le pedi a Kilian que me ayudara a servir la comida. Una vez que estuvimos los dos en la cocina, le dije que lo esperaba esa noche en la playa cuando todos se acostaran. El entendio enseguida lo que eso queria decir y asintio sin pronunciar una sola palabra. Yo no tenia del todo claro que era lo que pretendia exactamente, solo que tenia robarle el novio a mi hija.

Esa noche, en cuanto les servi la cena, me fui a la habitacion a arreglarme y despues me encerre en el lavabo hasta que Roque se fue a la cama. Como Kilian no le hacia caso, Sonia tambien solia irse a su cuarto temprano. Los primeros dias esperaba a su novio alli, hasta que entendio que el iba a preferir siempre dormir en el sofa. Me escape en silencio en cuanto pude.

Llegue a la playa con el miedo de que Kilian se echara atras y yo quedara en ridiculo. Pero, tras quince minutos esperando, aparecio. El tambien se habia peinado y estaba mas guapo de lo habitual. Que estuviera decidida hacerlo no queria decir que no me sintiese ridicula yendo detras de un muchacho tan joven, pero el cuerpo me pedia darme esa alegria.

- Pensaba que no ibas a venir.

- Es que Sonia ha intentado que fuese con ella a la habitacion.

- No se da cuenta de que nadie la va a querer por su forma de ser.

- Parece mentira que haya salido de una mujer tan increible.

- No seas adulador.

- Se lo digo en serio, dona Filomena.

- Llamame Filo, ahora mismo lo ultimo que necesito es sentirme mayor.

- No puedes sentirte asi, porque no lo eres.

Tras pronunciar esas palabras, Kilian me beso. Me agarre a su cuello y el me sostuvo por la cintura mientras nuestros labios se fusionaban y posteriormente abrian paso a las lenguas. Poco a poco, nos fuimos dejando caer sobre la arena, revolcandonos el uno sobre el otro y dando rienda suelta a la pasion que habiamos estado conteniendo.

Tumbada sobre el, deje atras su boca y recorri su cuello con mi lengua. Tenia ganas de ir directa al grano, pero tambien de disfrutar de un cuerpo joven y duro. Por eso decidi descender por sus pectorales y posteriormente por los marcados abdominales, mientras lo colmaba de besos por todas partes. Me di cuenta de que estaba a escasos centimetros de llegar a la parte mas interesante, esa que ya notaba bien dura.

Consciente de lo que estaba a punto de hacer, Kilian me dijo que no era necesario, pero yo queria llevarme esa polla a la boca. Tras bajarle los pantalones y los calzoncillos, sujete la dura estaca en mis manos y comence a bombear suavemente. Hubiese querido jugar mas, darle mas morbo a la situacion, pero necesitaba chuparsela cuanto antes.

Llevaba muchisimos anos sin degustar una tranca, y menos una tan grande. Con muchisimo cuidado, el muchacho coloco su mano tras mi nuca mientras yo se la iba comiendo. Me daba igual estar sobre la arena o que de vez en cuando pasara gente tras nosotros, yo estaba unicamente concentrada en el manjar que estaba mamando.

Me sorprendio mucho la resistencia del novio de mi hija, probablemente estaba acostumbrado a que ella se la chupara. Tenia ya casi dolores de cuello cuando Kilian comenzo a dar senales de estar a punto de llegar al orgasmo. Me agarro con fuerza el pelo y de forma instintiva movio las caderas para hacer que me la tragara entera.

Mientras el embestia, follandose mi boca, yo le acaricie los testiculos hasta que se corrio. Su semen caliente llego hasta ni garganta y yo no dude en tragarmelo. Esa noche solo Kilian obtuvo placer sexual, pero yo no podia sentirme mas feliz por haberme vengado de Sonia.

- Y ahora que has obtenido tu venganza, ¿que va a ocurrir?

- Que te voy a seguir follando, muchacho, pero ahora solo por mi propio placer.

Continuara...
480pHija seduce a su padrastro y terminan follando
gratis -4.5k33m
480pLe ayuda a su padrastro a relajarse y terminan follando
gratis -7.3k34m
480pMasturbandome delante de papi
gratis -2.9k10m
480pMi padrastro me ayudo a filmar un video para mi onlyfans
gratis -4.6k26m
480phija seduce a su padrastro y le da una mamada parte 3
gratis -3.4k28m
480phija seduce a su padrastro para que pague su viaje
gratis -2.5k26m
480pHija seduce a su padrastro y le da una mamada parte 1
gratis -3k10m
480pSe folla a su padrastro para ganar experiencia
gratis -3.7k21m
11 - 1