Exclusiva promo por tan solo $4,99 disfruta 1 mes de videos sin publicidad y zona vip gratis, haz click aquiUnete a nuestro nuevo grupo de telegram para enterarte del contenido nuevo subido a diario
Inicio Subir relato
26 Mar 2024Views 23Trio con mi hermano y mi companero No sabia que mi nuevo companero de trabajo es gay. Pero cuando al fin me lo dijo hice de Celestina y le presente a mi hermano. A partir de ahi podemos disfrutar los tres.

Tomando una copa por fin me lo confeso todo. Lo conoci cuando lo habian destinado a mi oficina desde otra ciudad. Se llama Mario. Habiamos coqueteado desde entonces. Pero hasta ese dia no se habia sincerado conmigo.

- ¿Queres salir a tomar algo luego, al terminar aqui?.

Era muy guapo, moreno, ojos azules, alto y espigado. Siempre bien afeitado y con aspecto muy cuidado. No parecia tener muy marcados los musculos pero apenas habia podido distinguirlos pues casi siempre usaba traje y corbata en la oficina. Solo segun iba entrando la primavera se quitaba la americana algunas tardes.

Yo solia ensenar bastante mas de mi cuerpo, lo que ademas contribuia a atraer mas clientes. Mis vestidos y minifaldas mostraban lo suficiente de mis torneados muslos como para que mas de uno se agachara a ver si conseguia ver algo de mis nalgas duras y respingonas.

Los ajustados jerseys marcaban mi vientre plano y mis pechos generosos, algunos dirian que maternales, que a veces lucia con escotes mas bien amplios. La melena pelirroja enmarca mis rasgos finos, mis ojos verdes y mi cutis pecoso.

Habia tension sexual entre nosotros. Algunas bromas subidas de tono y coqueteos descarados. Pero ese dia por fin me lo conto. No podia seguir adelante conmigo por que le gustaban los chicos.

Habia entrado al trapo conmigo un poco por soledad, otro poco por yo le caia bien y le gustaba y otro poco por que no se supiera lo suyo en el trabajo. Siendo de otra ciudad no conocia mucha gente con la que congeniar y menos aun de sus mismos gustos.

- He de confesarte algo. Me gustas mucho, me caes muy bien pero no me atraes fisicamente.

- ¿Entonces?. ¿Que estamos haciendo?.

- Bueno, me gustan los chicos. Eres una gran amiga pero solo podemos ser eso.

- !Joder! Me lo dices ahora. Deberia enfadarme contigo.

No me lo tome mal del todo por que algo sospechaba.

- Y como un chico tan guapo como tu aun no ha encontrado un ligue aqui. Los gays soleis tenerlo facil.

- Soy timido, fuiste tu la que se me presento. ¿Recuerdas?. Y ademas no me gusta ir por el ambiente y no es que en esta ciudad haya mucho de eso.

No me lo tome demasiado a mal, bueno puede que un poco si, habia estado tonteando conmigo y dejando que me hiciera ilusiones. Pero al fin y al cabo a mi me gustaban, gustan a dia de hoy, tambien las chicas y me hubiera sentado muy mal que se cotilleara en la oficina sobre ello.

Y tampoco habiamos dicho nunca nada claro. Esta era las primera vez que saliamos juntos fuera del trabajo. Y la primera vez que nos sincerabamos del todo.

Mi mente calenturienta comenzo a darle vueltas al asunto. Un chico tan guapo y resulta que yo conocia a otro en parecida situacion, gay y guapo. Mi propio hermano, David, disfruta de una buena polla tanto como yo y parecia ser que tanto como mi companero.

- Pues pude que tengas mas suerte de la que te mereces. Cabroncete.

- ¿Me perdonas?. Entonces.

- Si, bobo. Pero no lo digo por eso. Te podria presentar a alguien. Y creo que lo hago mas por el que por ti. Conste.

Asi que me propuse presentarles, pero no iban a ser ellos los unicos que disfrutaran. Yo tambien queria disfrutar sino de un rato de sexo al menos de las vistas. Me daba un monton de morbo ver a dos chicos guapos en accion en vivo.

- Eso si, para que te perdone de verdad... Me tendriais que dejar mirar.

- ¿Va en serio? Te digo que soy timido y quieres verme follar con otro chico.

- Pues la timidez te la guardas, guapo. Ya veras en cuanto lo conozcas si merece la pena o no. Y ademas me da mucho morbo ver a dos chicos juntos. No digamos si estan tan buenos como vosotros.

A ver, no me considero tan creida como para ser capaz de hacer cambiar de acera a nadie. Pero solo de pensar en algo tan morboso como ver a mi hermano follando con otro chico mojaba las bragas Si las hubiera llevado puestas, pues para ese entonces ya las tendria por los tobillos y me estaria haciendo un dedo de campeonato.

En cuanto llegue a casa me fui directa a la habitacion de mi hermano. Entre sin llamar. Y lo pille sin camiseta y por las apariencias a punto de hacerse una paja. Al menos a juzgar por lo que se veia en la pantalla de su portatil: dos macizos a punto de hacer un sesenta y nueve.

- Tato, tengo un amigo que me gustaria presentarte. Ya sabes, de tus mismos gustos.

- Vaya, ¿y desde cuando te metes tu en mi vida sexual?. ¿Vas a hacer de Celestina?

- Desde que tengo una magnifica oportunidad de mejorarla. Y ¿en serio te importaria?

- Ya sera menos. Seguro que es un callo.

- De eso nada. Mario es muy guapo y sabes que no tengo mal gusto en absoluto. Estaba intentando ligarmelo yo. Ya lo veras cuando te ensene sus fotos. Pero hay una condicion...

- ¿Cual?. Que te tengo miedo.

- Apenas nada... Solo que me dejeis mirar.

- ¿Hablas en serio?.

- Pues claro. Algo exhibicinistas sereis. Tomaroslo como si estuvierais follando en una playa o un parque. Pero solo conmigo mirando.

Lo decia como dudando pero desde luego por dentro estaba convencida de que el queria. Ademas tuve que ensenarles a cada uno las fotos del otro que tenia en el movil. Por suerte algunas muy subiditas de tono. Sobre todo el cuerpazo de mi hermanito con un speedo. Eso les animo bastante.

Les pregunte a ambos por separado si confiaban en mi y les puse una serie de condiciones. Si se gustaban y llegaban a algo tenian que dejarme mirar. Tenia que ver aquellos dos preciosos cuerpos masculinos juntos, tocandose, amandose y follandose, ver las dos pollas a pleno rendimiento.

Desde luego a ser posible no me iba a conformar solo con eso, ya intentaria algo mas, aunque claro no se lo iba a decir todavia.

Asi que los presente ante unas copas para relajar el ambiente y deje que se conocieran mejor. Que todo fluya como deba.

Perece ser que habia acertado en mi papel de Celestina. Estuvieron charlando horas y yo alli delante, de carabina. Oyendo detalles que ya sabia, de ambos. Se debieron caer bien, cosa que ya imaginaba y estaban dispuestos a pasar al siguiente nivel. A conocerse de una forma biblica. Para ello decidieron quedar un sabado en el que ninguno de los tres tenia nada mas que hacer.

- El sabado quedamos y cumplimos con nuestra parte del trato.

- !Ya era hora!.

- ¿Pensabas que no ibamos a cumplir?.

- Estaba segura.

Ellos como caballeros que son pasaron a recogerme para hacer honor al trato que teniamos. Habian quedado en una cafeteria un rato antes. Durante esos dias que los habia dejado tranquilos aunque suponia que ya habrian follado ademas de hablar y conocerse mejor. Pero no me importaba mientras respetaran el acuerdo.

- Vamos, sube, petarda. ¿Lista para el show?.

Mi hermanito siempre tan considerado.

- Preparada y cachonda, tato.

Creo que a ellos tambien les daba cierto morbo exhibirse, aunque lo negaran. Para la ocasion incluso habia sacrificado mi melena y le habia dado a mi cabello un corte a lo garcon. A ver si les provocaba algo. Eso y mi culazo debian ser un par de bazas para animarles a hacer algo conmigo.

Pensando en lo que iba a disfrutar solo me puse una camiseta y una falda, sin lenceria debajo. Y ya se que ir sin bragas y con minifalda puede provocar accidentes. Pero en ese momento ponerme bragas solo habria servido para empaparlas.

Mi hermano, segun conducia hacia el piso de Mario ya le iba acariciando su muslo por encima del vaquero. Desde el asiento de atras, al verlo aprete los muslos. Corria el riesgo de que mis jugos mojaran la falda y la tapiceria del coche.

- Ir a página 2
21 Feb 2024Views 25Los Secretos de mi Vecina-Madre e hija compran Madre e hija compran juguetes juntas y no se pueden resistir

Hacia tiempo, mucho tiempo que no salian juntas madre e hija de compras. Por lo que cuando se bajaron del bus para desayunar en una cafeteria les resultaba algo extrano.

El centro estaba como siempre, atestado de turistas y gente que iba en su quehacer diario de aqui para alla. Mientras madre e hija tomaban tostadas y cafe en una concurrida calle.

–Bueno mama, ¿que hacemos primero? ¿Vamos a comprar “eso”? –le dijo Natalia sin poder pronunciar la palabra.

–Si quieres vamos primero al sex shop y luego ya nos compramos algo.

–Pues si, porque asi ya nos lo quitamos de en medio. Te confieso que me pone un poco nerviosa ir y pedir uno –rio la hija ante la madre.

–No pasa nada Natalia es de lo mas natural.

–Si no te importa, ¿se lo puedes pedir tu? –anadio Natalia.

–Esta bien yo te lo pedire…

El sex shop estaba como todo ese tipo de tiendas, practicamente vacio. Estaba ubicado en un callejon un poco alejado de las calles principales de compras. Mariana tuvo que recordar donde estaba pues hacia anos que habia visitado el lugar y no estaba segura de si seguiria alli, pero alli estaba.

Una discreta puerta con un neon rosa chicle bastante hortera anunciaban lo que se hallaba en el interior, nada de escaparates para anunciar el genero, aquello estaba solo dentro. Al entrar, eso si, multitud de estanterias y vitrinas anunciaban el genero.

Habia un poco de todo, peliculas porno tipo “hard core”, munecas de plastico y maniquies ataviados con ropas de cuero y hebillas llamativas.

Natalia entro de la mano de su madre un poco temerosa y esta se dirigio directamente al mostrador a hablar con un chico joven que regentaba el local.

–Buenas, queriamos un consolador para ella –dijo la madre.

–De los pequenos –susurro la hija.

–!Oh esta bien! De los pequenos dijo el dependiente.

Este busco un par de cajas y las abrio en el mostrador. Dos discretas pollas aparecieron ante la vista de las feminas alli presentes, este se limito a sacarlas del plastico donde venian insertadas y mostrarselas.

–Bueno Natalia, ¿cual te gusta mas? –dijo la madre.

–¿Se pueden tocar? –pregunto timidamente la hija.

–!Oh claro, toca chica, al tacto son de lo mejor latex clinico hipoalergenico, se pueden lavar con agua y jabon neutro, !lo mejor! –dijo el dependiente.

La chica cogio la primera de color rosa chicle y la sostuvo en su mano, parecia tan real, de no ser por el llamativo color y al tacto resultaba suave como efectivamente le habia anunciado el chico.

–!Oh es cierto es muy suave! –dijo la chica.

–Tiene un pequeno vibrador, se activa girandole el boton en la base de los testiculos –le explico.

Un poco nerviosa Natalia lo busco sin encontrarlo.

–Me permite –dijo amablemente el chico.

Este lo tomo y girandolo lo activo y lo puso en manos de Natalia.

Al sentir la vibracion ella rio nerviosa.

–!Oh si, esta un poco alta! –dijo el chico y tomandolo de nuevo en sus manos la bajo.

Ahora Natalia volvio a cogerlo y sintio una agradable vibracion en sus manos.

–¿Este esta bien mama? –le dijo a la madre.

–Bueno hija, parece que ha sido amor a primera vista –rio Mariana–. De todas formas coge tambien el otro y asi comparas.

Sintiendo la aprobacion materna Mariana tomo el otro consolador, era transparente y tambien muy suave, a diferencia del anterior este no tenia vibracion solo era una polla de plastico y nada mas.

Al sentirlo en sus manos, viendose observada por el dependiente sintio una gran verguenza.

–Tranquilas podeis probarlos, yo me ordenare un poco una estanteria y si quereis ver mas cosas os las muestro.

–!Bueno yo queria un plug anal! –dijo la madre de repente.

–!Oh vale! ¿De que tamano tenia pensado?

Natalia oyo la palabra pero no sabia realmente lo que habia pedido su madre asi que callo.

–Bueno no muy grande, digamos de iniciacion pero un poco avanzado –dijo Mariana.

–Esta bien le sacare todos los tamanos –dijo el vendedor.

Ahora la mesa de cristal estaba llena de cajas, donde unos plugs anales de varios tamanos y materiales se ofrecian a las clientas. Natalia los miro con extraneza pero no dijo nada. Solo cuando el chico se marcho y las dejo ver el genero esta le susurro a su madre.

–¿Para que valen estos?

–!Oh bueno hija, son para el sexo anal! –le dijo la madre.

–¿En serio? –replico la hija sorprendida.

–Es un poco complicado Natalia, pero bueno, combinar ambos aumenta el placer no me preguntes porque.

–Bueno mama, yo te confieso que a veces me meto un dedito ahi –dijo la hija.

–¿Ah si? Pues entonces ya sabes de lo que hablo –le confeso la madre.

Los habia de frio metal terminados en un corazoncito con una piedrecita de plastico brillante, tambien los habia de latex negro de diversos tamanos, tambien en rosa. Asi que la madre palpo todos y se encarino con un el metalico del corazoncito en forma de joya en la base.

Natalia lo miro con atencion y ella se fijo en un pequeno de material negro, pues su culito era ciertamente pequeno al igual que su chochito.

–¿Yo podria? –le insinuo a la madre.

–!Oh claro! –le dijo a la hija.

De forma que llamaron al dependiente y le dijeron los que querian.

–Tambien tenemos en oferta bolas chinas, por si le interesan senora –dijo el chico.

–¿Bolas chinas? –pregunto la madre.

–Si bueno, disculpeme si la ofendo pero creo que igual le vienen bien para fortalecer el suelo pelvico.

Entonces el chico dio una serie de argumentos a favor de usar dichas bolas y la madre atendio a sus explicaciones. Decidiendose a llevarse unas bolas de color rosa. A Natalia le parecieron unos artilugios raros y por si fuera poco algo se movia dentro de ellas. El chico les explico que a lo mejor tenia un orgasmo improvisado si las llevaban caminando por la calle.

De forma que con dos discretas bolsas salieron del local con su pollita vibrante y sus plugs anales en dos tamanos.

Luego fueron a probarse ropa y cuando llego el momento de probarsela entraron al probador ambas juntas.

Alli su madre se probo unos vestidos y Natalia no pudo evitar meter la mano en la bolsa negra del sex shop y sacar una de las cajas. Eran las bolas chinas.

–¿Y con esto te puede dar un orgasmo por la calle? –se pregunto la hija.

–Eso dice el chico, ¿las pruebo? –le dijo la madre.

–¿Ahora?

–¿Por que no? –insistio Mariana.

De forma que ante una atonita hija, la madre extrajo las bolas y se dispuso en la intimidad del probador a introducirlas en su sexo. Natalia no podia creerlo pero estaban compartiendo un momento de intimidad que no pensaba que pudiesen compartir.

Vio su sexo maduro y como la madre trataba de introducirselas en varios intentos.

–Estan un poco secas, las chupare –dijo la madre mirandola y sonriendole como si tal cosa.

Tras chuparlas las bolas entraron y un pequeno cordon de plastico quedo colgando de su sexo depilado a tijera.

–¿Que sientes mama? –dijo Natalia expectante.

–No se, en un rato te cuento –rio la madre.

–¿Y tu, quieres probar tu plug anal? Asi las dos llevaremos algo intimo puesto.

–¿Como, aqui? –dijo una escandalizada hija.

–Si quieres, !si! Yo he leido que hay quien los lleva por la calle y tambien se excita –le dijo Mariana.

–No se mama, !bueno lo intentare!

Natalia chupo su pequeno plug negro y apartando las braguitas a un lado discretamente de espaldas a su madre trato de introducirlo.

–Esta complicado –rio la hija.

–¿Te ayudo? –dijo la madre.

–!No! !Que verguenza mama! –salto la hija.

–!Vale tu misma!

–¿Sabes que? Estoy un poco cachonda tras comprar esto en la tienda y tengo el chocho mojado, voy a lubricarlo con mis propios flujos –dijo la hija.

–Si, admito que ha sido un poco excitante hija –dijo la madre.

Entonces su plug entro en su ojal y esta abrio la boca al sentirlo entrar.

–¿Placentero? –pregunto la madre.

–Raro –dijo la hija.

Salieron del probador y fueron a otra tienda. Mientras caminaban ambas se miraban y no decian nada. Los artilugios hacian su trabajo y cada una sentia a su manera.

Llegaron a la siguiente tienda y alli comenzaron a mirar ropa.

–¿Sientes algo mama? –dijo Natalia en voz baja mientras revolvian la ropa.

–Es como un cosquilleo ahi –dijo esta–. ¿Y tu?

–Es raro, es como tener ganas de cagar pero a la vez estar excitada –dijo con absoluta sinceridad.

–!Que guarreria! –dijo la madre.

–!Sin duda! –rieron ambas.

Decidieron entrar al probador cogiendo lo primero que pillaron para quitarse el plug anal de su emplazamiento.

Natalia lo extrajo y lo limpio con un kleenex para meterlo en su bolso. Entonces la madre mostro sus bolas chinas y tiro del hilo para sacar una de ellas ante la atonita mirada de su hija.

–!Oh nina esto se siente raro!

–¿Si, es excitante? –pregunto Natalia con curiosidad.

–Si, creo que me las voy a dejar puestas –dijo la madre–. Y me voy a probar mi plug anal encima –anadio.

–¿En serio? –dijo Natalia asombrada.

–!En serio! Me gustan las sensaciones fuertes hija –dijo la madre sonriendo.

La madre chupo su plug metalico y lo introdujo en su ano ante la mirada de Natalia.

–!Oh esta frio! –exclamo Mariana.

La hija no dijo nada pero tomo nota de aquella excitante situacion.

–!Oh mama, creo que esto es excitante! ¿Tu no?

–Si, un poco la verdad hija o tal vez mucho –le confeso.

Entonces Natalia saco su pollita de plastico y la puso en marcha sintiendo su vibracion. Luego la acerco a sus bragas levantando su falda y se acaricio por encima de la tela.

–!Que cosquillas hace! –dijo la hija.

–!Hum si, puedo imaginarmelo! –dijo la madre mientras miraba como la hija se lo paseaba por encima de las bragas.

Entonces Natalia aparto las bragas a un lado y se froto con su vibrante consolador el chocho de arriba a abajo. La madre no perdio detalle y vio lo depilado que tenia el sexo.

–!Mira que moderna ella! –dijo la madre.

–!Ah esto! Bueno mama una chica tiene que cuidarse para estar guapa.

–!Tal vez lo pruebe! –dijo Mariana–. Por cierto, ¿vas a introducirtelo?

–!Oh no mama, soy virgen aun! –le confeso la hija.

–!Oh claro hija, por un momento pense que ya habrias experimentado con algun chico! –rio la madre.

–!Oh mama, creo que esto me pone muy malita! –le confeso Natalia–. Voy a volver a ponerme el plug anal estoy muy excitada y me apetece sentirlo dentro.

–!Estupendo hija, es excitante pensar que las dos vamos por ahi con cosas metidas!

De forma que salieron del probador con todos sus aparatos puestos y caminaron por el centro comercial dando un suave y mas largo paseo. Finalmente se fueron a sentar en un banco y al hacerlo sintieron como los plugs anales que llevaban les oprimian sus ojales y esta sensacion les gustaba.

–¿Oh mama tu sientes lo mismo que yo?

–Si, con eso metido en el culo una se sienta y es como, !uf!

Se removieron en sus asientos suavemente sin que nadie lo notase e intercambiaron unas sonrisas de complicidad.

–Mama, creo que no me aguanto, ¿nos metemos en los banos? –propuso Natalia.

–!Buena idea! –dijo la madre.

Entraron en los banos, era temprano y aun estaban limpios asi que fueron hasta el del final y discretamente pasaron dentro. Alli cada una miro lo suyo y la madre comenzo a mover las bolas chinas dentro y fuera de su sexo mientras el plug anal estaba puesto en su lugar.

–!Oh hija esto me ha traido aqui y estoy a punto! –dijo la madre sin parar de darse cana.

–!Oh mama, yo estoy tambien muy excitada! Creo que voy a sacar mi pollita y la voy a probar en mi culito –dijo la hija.

Mientras ella buscaba en su bolso la madre continuaba moviendo las bolas en su chocho y levantando obscenamente una pierna para sentirlas mejor la puso en la taza del vater lo cual proporciono una vision increible del sexo peludo de su madre siendo follado por las bolas chinas con su mano sujetada a una pared para no caerse.

–!Que guarra mama! –rio la hija.

Esta saco su pollita y la chupo para luego extraer su plug anal y pasar a probarla en su ajustado ojal.

–!Oh que suave me entra mama! –dijo la hija a una atonita madre que veia como el culito respingon de su hija sin bragas era penetrado por aquel pequeno consolador de plastico rosa.

–!Oh hija! ¿Y eso no es una guarrada? –rio la madre–. ¿No lo entiendo hija, eres capaz de penetrarte por el culito con eso pero no por delante? –le pregunto la madre con curiosidad.

–Si mama, por delante me da miedo de que duela –le confeso Natalia.

–Vamos hija eso es solo un pequeno pinchacito, luego se te pasa en seguida y viene el gustito –dijo la voz de la experiencia.

–¿Tu crees? –pregunto la hija sin negarse inicialmente.

–!Claro hija, la primera vez se sufre un poco pero eso luego se agradece cuando ya puedes probar con total libertad! ¿Quieres que te ayude?

–!Oh no mama, que verguenza! –dijo una azorada hija.

Natalia limpio el pequeno consolador rosa y se dispuso a frotarse su sexo con la vibracion puesta mientras Mariana la observaba.

–Me da un poco de verguenza hacer esto delante de ti mama –le confeso la hija.

–Vamos nina, te he visto nacer aunque admito que no te habia visto desnuda en mucho tiempo y es grato ver que te has convertido en toda una mujercita –dijo la madre sonriendole.

El vibrador hacia muchas cosquillas a Natalia, quien lo paseaba de arriba a abajo por su rajita lubricada, especialmente en su clitoris apenas podia mantenerlo un segundo pues se excitaba mucho.

–Tal vez para metertelo sea mejor sin la vibracion –le aconsejo la madre.

–!Vale! –dijo Natalia desconectandolo.

Entonces volvio a intentarlo pero era como si una fuerza invisible impidiera que su mano lo metiese mas alla del primer centimetro de su punta.

–!No puedo mama, me bloqueo! –dijo finalmente Natalia.

–Tranquila anda dejame a mi –dijo la madre arrebatandole el consolador de la mano sin esperar permiso.

–!Pero mama, que verguenza! –repitio una vez mas la hija virgen.

–!Tranquila, yo te ayudare y luego me lo agradeceras! –dijo la madre insistiendo.

Mariana tomo la pequena polla de plastico y la paseo por el sexo de su hija.

–Tu relajate y mirame a los ojos, no prestes tanta atencion a lo que ocurre ahi a abajo. Levanta una pierna para que quedes un poco mas abierta –le pidio.

Natalia obedecio, puso una pierna sobre el vater y asi su sexo quedo expuesto y abierto. Entonces la madre siguio moviendo el consolador en la entrada del sexo de la hija.

–Se siente rico ahi en la entrada, ¿verdad?

–Si, muy rico –dijo Natalia mordiendose el labio.

Sin previo aviso la madre introdujo la punta y comenzo a follarla suavemente pero solo introduciendo apenas uno o dos centimetros.

–Esto se siente agradable tambien, ¿no?

–Si, pero a partir de ahi ya creo que me duele –dijo la hija abrazandose a su madre.

Entonces esta paso a poner sus manos bajo su culo y uso el consolador desde atras mientras la hija estaba abrazada a ella.

–Ahora lo metere por detras, justo bajo tu culito, ¿vale?

El consolador entraba desde atras con facilidad, asi que Mariana lo metio despacio pero profundamente rompiendo el virgo de la hija y provocando que esta apretase los dientes y se abrazase a ella con mas fuerza.

–Ya esta mi nina, ya estas lista para amar.

Ahora Mariana siguio metiendolo y sacandolo suavemente, aunque cada vez con mayor rapidez mientras introducia un dedo en el culo de Natalia, esta contrajo su sexo y gozo de un intenso placer creciente.

–!Oh mama, que bien! –dijo la hija mostrando su aceptacion tras esa dolorosa primera penetracion.

–¿Quieres seguir tu? –pregunto la madre.

–!No, no, sigue tu esta primera vez! –dijo la hija.

Asi que la madre se separo de la hija y para que pudieses verlo con sus propios ojos la penetro de frente mientras esta observaba todo.

–Mira que bien entra ya –dijo Mariana a Natalia.

–!Oh si, que gustito mama! ¿Puedes conectar el vibrador?

Mariana lo hizo y un sonido agudo comenzo a sonar al tiempo que a la hija le temblaban las piernas y el placer crecio exponencialmente.

La madre tomo la mano de la hija y la llevo hasta el consolador mientras la follaba con el vibrador encendido, esta comprendio que no habia peligro y siguio follandose ella misma.

–!Oh mama esto es maravilloso! Y pensar en que me lo he estado perdiendo todo este tiempo –le confeso la hija.

Entonces Mariana volvio a concentrarse en su cuerpo y a mover las bolas en su interior frente a su hija. Ambas tenian una pierna sobre la taza del vater y estaban frente a frente en el estrecho servicio penetrandose cada una por su lado.

Mariana se saco un pecho y se lo comenzo a acariciar con una mano mientras se penetraba con las bolas y su hija, al verla, la imito sacandose sus pequenas tetitas en comparacion con las de su madre acariciandose sus areolas rosadas y poniendose duros sus pequenos pezones.

–!Que bien! ¿No hija? –dijo la madre.

–!Oh si mama, de no ser por tu ayuda no habria podido meterme esto aqui! –exclamo Natalia mientras se follaba con el pequeno consolador y se metia un dedito a la vez por su ajustado ojal.

–¿Quieres probar tu con las bolas y me das a mi el consolador?

–¿Pero son mas grandes, no? –dijo la hija preocupada por el tamano en comparacion con su pollita de latex.

–!Que va son lo mismo! –rio la madre.

Intercambiaron utiles y la hija, no muy convencida tardo en introducirlas. De nuevo la madre la ayudo y se las puso dentro, moviendolas luego hasta que Natalia comenzo a hacerlo de forma autonoma.

–!Se sienten raro ahi dentro! –exclamo la hija.

–!Si es extrano! ¿Verdad? –le confeso la madre entre risas.

Sus gemidos se perdian en el espacio vacio de los servicios del centro comercial hasta que alguna clienta entraba y ellas paraban, meaba y salia y ellas continuaban.

Siguieron follandose cada una por su lado con sus instrumentos hasta que la hija comenzo a sentir que ya no podia mas. Entonces estallo en su pequeno y delicioso orgasmo contorsionandose y apretando los dientes mientras se mordia el labio inferior y respiraba agitadamente.

Mariana acelero la vibracion del pequeno consolador y al mismo tiempo se movio el plug anal follandose el culo a la vez y tambien consiguio correrse apenas unos instantes despues que comenzase el orgasmo de su hija en su presencia.

Medio atontolinadas cada una miraba a la otra tras disfrutar sus intensos orgasmos y ver como estos les dejaron unas agradables sensaciones en sus caras relajadas, momentos que ya perdurarian en su memoria para siempre.

–¿Que tal hija?

–!Genial! ¿Y tu mama?

–!Genial! –replico la madre igualmente despertando las risas de ambas.

Limpiaron sus juguetes sexuales y salieron del bano para lavarse las manos y asearse un poco antes de salir de alli. Ya era tarde y no se habian comprado nada, mas alla de los juguetes sexuales, pero sus caras de felicidad denotaban que no les hacia falta nada mas…

_____________________

Espero que este excitante capitulo de Los Secretos de mi Vecina haya sido de tu agrado. Tras publicar aqui Mi Verano en Japon y Follame tierno, sabes que pido poco a cambio, tan solo que me lo agradezcas si te ha gustado con tus 5*, de forma que si al menos 20 personas votais cada capitulo, seguire publicandolos, !asi de facil!

Y como suelo decir, si no quieres esperar puedes localizarlas en Amazon o Google Play Libros, mira mi perfil para + info.
16 Feb 2024Views 30Me comi a mi hijo de 18 anos Fuen un dia de comienzo de primavera de este ano 2.020, mi hijo llega de la escuela , como todos los dias, y entra muy rapido para el bano, me supuse que tendia algun problmea y subo la escalera a preguntarle si le podia ayudar. Quiero decir que soy separada de hace un ano y que mi hijo tiene 18 anos, llevo con el una buena vida de amor y respeto con mucha confianza, espoecialmente en estos ultimos anos que empezo a desarrollarse y tuve que hacer d emaam y papa, explicandole cosas naturales de la vida. Prosigo con mi relato.Subo las escaleras y siento la ducha abierta y como de costumbre y sabiendo que hay una mampara entre la ducha abro la puerta para preguntarle si necesitaba algo, y esta desnudo mastrubandose, me quedo helada, pido perodn y lo dejo, al ratito el baja a la cocina y me empieza a increpar por lo que hice, le pido disculpas y trato de convencerlo que es lo mas normal lo que estaba haciendo, aparte le digo que siempre corremos la mampara y que no era la primera vez que tanto yo como el entraba , y se charlaban cosas hasta que el que se estaba duchando terminaba. SE va sin decirme nada a su cuarto y lo sigo prepocupada, esta en su cama acostado, me a rrimo empiezo a acariciar su cabello y le hablo de la vida, de pronto el me ve inclinada, me doy cuenta que esta mirando mi blusa media desprendida, me doy cuenta que se me ve el pecho o parte del pecho, intento abrocharme el boton y el estira su mano, lo miro y lo dejo. El mete toda su mano dentro de mi sostenes y siento que mi cuerpo se tenza y se pone como hace tanto tiempo no sentia, cierro los ojos y dejo que siga, de pronto me esta sacando la blusa y quedo en corpino, le otmo la mano y le digo soy tu madre, me mira y me dice dejame por favor!!!!!!!!, cierro de nuevo los ojos y lo dejo, me desabrocha el corpino y mis tetas quedan a su disposicion, me acarcia suavemente me tira sobre la cama y comienza a besarme entera, chupa con ansias mis pechos, se me ha erizado los pezones, me lo dice y sigue, comienza a sacarme la pollera y despues mis bombachas, me abre las piernas y me contempla, yo apenas si balbuceo, no se que hacer, decir, estoy caliente, de pronto el se sube a mi y esta compelatamente desnudo, siento su pija dura y con la logica falata de experiencia, busca donde meter esa pija, lo ayudo con mi mano y de pronto de sun solo golpe me la mete, siento bastante molestias porque la tiene grande, empieza muy rapido a bombearme y en apenas un minuto me termina adentro, lo abrazo fuerte y lo dejo que se relaje, lo siento agitado, sale de arriba y se coloca boca arriba, ahi veo su pija semiblanda, se la toco y comienza a reaccionar de inmediato, me agacho y le digo, quiero ,que dejes a mama ahora.El se cierra sus ojos y yo me meto su pija en la boca, en instantes la siento crecer, es hermosa, siento sus jugos y sabores de su acabada, no me importa es mi sangre, le hago una buena chupada , hasta que siento que esta muy dura y el digo voy a regalrte la mejor noche de tu vida. El dice si mami.Lo monto y cablago encima de el un rato, cuando empeiza a gemir, me salgo y le digo quiero darte algo. Quiero que me lametas en el culo, el dice, debes ayudarme.Me pongo en cuatro y lo guio hasta la entrada de mi culo, y alli le pidoq ue presione, lo hace y siento muy rapido como toda su pija esta adentro, siento mi culo lleno y comienza un saca y mete, terkina muy rapido y yo a su vez, deja su pija quieta , mientras siento como se va disminuyendo su tamano, despues cada uno se abana y se acuesta en su cama. Temprano al otro dia despues de desayunar estabamos cogiendo de nuevo, de entonces lo hacemos al menos 5 veces por semana.Siento un afecto esepcial por esto, cuando leia sobre madres e hijos no lo podia creer, hoy soy protagonista. Esto es muy real. 31 Jan 2024Views 13De compras con mi cunado Tengo un secreto...deseo a mi cunado... en ocasiones la necesidad puede mas que la cordura.

Tengo un secreto.

Uno de esos secretos que sabes que nunca seras capaz de verbalizar. Un secreto que me perturba todas las noches al irme a dormir, uno que me persigue en la ducha cuando dejo que lo prohibido se apodere de mi imaginacion y de que mis dedos jueguen con mi sexo.

Deseo a mi cunado.

Lo hago desde hace mi cho tiempo y aunque mi sensatez me implore que lo deje estar, que lo desee en el silencio de la noche, la verdad es que no puedo dejar de pensar en como se sentiria el poder ser suya aunque tan solo sea una vez.

Prometo que hasta ahora mi secreto estaba a salvo, pero no se que diablos me ha pasado hoy. No entiendo por que mi cuerpo ha reaccionado de tal forma, pero la he liado bien.

Mi hermana me ha pedido que los acompane a comprar ropa. Su marido odia profundamente las compras.

—Venga, si se lo pides tu te hara ma caso. Sabes que te adora.

Mi sexo se quejo al mismo tiempo que lo hacia mi consciencia.

—Esta bien—conteste todavia dudosa.

Me encantaba tenerlo cerca, me encantaba todo de el. Su sonrisa, sus ojos brillantes cada vez que me contaba una historia, su olor, joder que bien olia, sus manos, su pelo… definitivamente todo.

Pense en como seria poder besarlo, en como seria poder tocarlo y con todos esos pensamientos termine en el probador de un gran centro comercial. Escuchando como mi hermana y mi cunado se besaban en el probador de al lado entre risas nerviosas.

Mi sexo se humedecio al instante en el momento que me imagine a mi misma en aquel probador.

Frote mis dedos contra mi sexo mientras los escuchaba. Senti como mi centro se hinchaba preso del placer, como mi humedad iba aumentado propinada por el puro deseo.

—Para, para— susurro mi hermana—, me voy a ir a dar una vuelta a ver si me refresco un poco. Estare en la planta de los zapatos, cuando acabe mi hermana de probarse subis a buscarme.

—¿En serio me vas a dejar asi?

Un sonido de dos labios chocandose y los pasos de mi hermana alejandose fue la unica respuesta.

Me quede quieta con mis dedos todavia enterrados en mi. Llenandose de todo el deseo que albergaba mi ser. Me mordi el labio, indecisa y en ese momento no pense, me deje guiar por la necesidad mas pura y por nada mas.

La necesidad, esa caprichosa y tentadora. Esa que se asemeja al mono de un adicto, una que te hace anorar lo que no tienes. Una que te empuja a cometer estupideces.

—Carlos—lo llame sin apenas reconocer el tono de mi voz —, necesito ayuda.

—Voy— anadio el con un deje entrecortado. ¿Estaria tocandose?

Saque las manos de mi ropa interior y lo espere ansiosa. Su cabeza no tardo en asomarse a traves de las cortinas tupidas.

—Dime.

—Pasa—le exigi apartando levemente la cortina para dejarle paso. El entro con paso vacilante y su cuerpo lleno casi todo el espacio. Mire sin disimulo el desarreglo de su ropa. Busque en su entrepierna, pero el en seguida clamo mi atencion.

—¿Que pasa, Sarita?

Sarita.

Yo ya no queria que me llamase asi. No queria que me viera como una nina. Era una mujer, una con necesidades. Sin encontrar las palabras adecuadas para confesarme, tome su mano y la lleve hasta mi sexo.

Mi ropa interior estaba empapada. Estaba llevando una bonita falda escocesa por lo que no fue dificil acceder hasta el centro de mi calor.

Sus ojos se abrieron de par en par y un feroz rubor invadio sus mejillas.

—¿Que demonios haces?

Intento retirar su mano, pero yo movi mis caderas frotandome contra el como si estuviera en celo.

—Te necesito—le susurre con mi mirada puesta en sus ojos. Posiblemente me arrepentira de ello. Sentiria verguenza el resto de mi vida, como todas las ocasiones anteriores donde le intente provocar sin exito con mis tops ajustados.

—Esto no esta bien—dijo el con tono serio, pero su mano ya no intentaba alejarse. Sus dedos se deslizaron por mi humedad y yo no pude evitar gemir.

—Como estas… ¿no?

Asenti sin dejar de mirarlo a sus labios. Uno de sus dedos se atrevio a entrar en mi interior. No sabria como describir lo que senti. Me agarre a sus hombros enterrando mi cabeza en el hueco de su cuello y el procedio a anadir otro dedo mas. Su muneca se movia rapida y yo sentia oleadas de placer atropellandome.

—¿Esto necesitabas? —me pregunto al oido.

Negue con la cabeza y me atrevi a tocar lo que yo queria. Me sobresalte a sentir su dureza. Y eso que estaba el pantalon de por medio. Era si cabe mas grande de lo que habia fantaseado.

—Esto necesito.

Carlos dejo que el aire saliera de sus pulmones.

—Te estas portando mal, Sarita.

Sarita, otra vez.

Sus dedos se movieron mas rapido y yo imite ese movimiento por encima de su pantalon, frotando su dureza

—Tranquila, te voy a quitar ese calenton que llevas con mis dedos, porque asi no puedes estar. Tu relajate.

—Yo quiero tu polla.

Me senti rara al decir polla en voz alta. El nego con la cabeza mientras seguia martilleando mi sexo con sus dedos. Se sentia tan jodidamente bien, sentia como tenia el sumun del placer cerca, muy cerca.

—Venga, ensenamela solo. Nunca he visto una en persona.

Sus dedos pararon al instante. Sus ojos buscaron la verdad en los mios. La sorpresa viajando en su expresion. La excitacion endureciendo mas su polla.

—¿Eres virgen? Joder, Sarita.

—Quiero que tu seas el primero, no pares por favor.

Me senti en soledad cuando sus dedos abandonaron mi sexo. El maldijo algo que no entendi antes de arrodillarse frente a mi, sus dedos agiles apartaron la goma de mi braguita y se inclino lamiendome con ansia. Le costo menos de un minuto llevarme al orgasmo. Uno que disfrute en silencio y que inicio un ligero temblor en mis piernas. Fue intenso, mas que cualquiera de los anteriores que habia tenido dandome placer.

—Tenemos que irnos —solto mientras se colocaba de pie.

Negue con la cabeza.

—Quiero devolverte el favor.

—Tu hermana nos espera, sal por favor.

—Solo quiero verla.

Solto una maldicion ante de ceder y liberar su ereccion de aquel pantalon que parecia estar a punto de explotar. La mire con detenimiento. Era grande y gruesa, tenia las venas ligeramente marcadas.

Me arrodille y el nego rapidamente con la cabeza e intento tomarme de los hombros para alzarme.

—Solo quiero ver si me cabe en la boca.

—!Maldita sea, Sarita!

Me acerque a el sin darle tiempo a pensarselo, abri mis labios y cometi el error de mirarlo a los ojos mientras lo hacia. Lo lami con lentitud, disfrutando de cada centimetro de su longitud. Saboreando su sabor dulzon.

Lo tome con mi boca, intentando ser una mujer de esas que la toman entera, como tantas veces habia visto por internet. Disfrute del momento siendo consciente de que nunca se volveria a repetir. Sabiendo que aquella era mi unica oportunidad.

—Sara, me estas torturando.

—¿No lo hago bien?

—!Joder, si! Pero no hay tiempo. Aguanta Sarita, que te voy a ensenar un juego de mayores.

Me tomo del pelo con contundencia y empezo a moverse, su polla entrando y saliendo de mi boca, chocando contra mi lengua, incluso contra el inicio de mi garganta. Llenandome, follandome la boca.

Se movio mas rapido y me costo respirar.

—Preparate, y te lo vas a tragar todo.

Note un disparo directo a mi paladar. Intente tragarlo todo, no sin esfuerzo, su semen llenando mi boca. Su sabor unico llenando mis papilas gustativas.

El se separo de mi, se la guardo y sin mirarme se dispuso a tirar de la cortina.

—Estare en la planta de los zapatos. Esto no volvera a pasar nunca mas. ¿Me has entendido?

—Carlos—lo llame tomandolo del brazo—hay otra cosa en lo que quiero que seas el primero.

El me miro y sin decir nada se marcho.

ESPERO VUESTROS COMENTARIOS.