Exclusiva promo por tan solo $4,99 disfruta 1 mes de videos sin publicidad y zona vip gratis, haz click aquiUnete a nuestro nuevo grupo de telegram para enterarte del contenido nuevo subido a diario
720pMi increible madrastra
gratis -2.3k28m
720pMi madrastra me ayuda con mi ereccion al despertarme
gratis -2.5k23m
720pMilf de grandes tetas se folla a su hijo en hotel
gratis -1.9k31m
720pMama me da consejos y su cono
gratis -3.3k31m
720pMadura se molesta y se viste de conejita
gratis -1.7k17m
720pMi madrastra me pide que la ayude a dormir
gratis -3.8k22m
720plas mejores vacaciones con mi madrastra
gratis -4.5k35m
720pMi madrastra me ayuda a concentrarme
gratis -2.7k35m
720pUna situacion Complicada
gratis -2.3k29m
720pMadrastra regresa por la polla de su hijastro
gratis -2.6k36m
720pLa Madrastra cuida muy bien a su hijastro
gratis -3.1k39m
720pHermano de fraternidad educado por Madrastra
gratis -1.8k27m
26 Mar 2024Mi querida suegra Josefina Mi suegra y yo acabamos teniendo algo mas que una relacion familiar.

MI QUERIDA SUEGRA JOSEFINA

Lo primero que quiero indicar es que considero el sexo como placer entre dos personas y no amor. El sexo se hizo para el disfrute entre dos, y no como demostracion de amor, para eso ya existen otras cosas. El sexo es puro placer, disfrute, y porque no decirlo, lujuria.

Todos los personajes que aparecen en esta obra son personas normales y corrientes. Con sus defectos: barriga, celulitis, estrias, caderas anchas, culos fofos, pechos caidos, penes pequenos, etc, y para nada son modelos de cuerpos perfectos alejados de la realidad.



Si habeis leido hasta aqui os agradezco la paciencia por leer la introduccion y os animo a que leais tambien el relato y lo disfruteis tanto como yo lo disfrute al escribirlo, vosotros y vosotras ya me entendeis.

Jueves por la tarde. A mi suegra Josefina no le venia bien otro dia ir al banco. Eran cerca de las 16:30 cuando llegamos los dos a la oficina. Mi mujer trabajaba, y yo por culpa de un tropezon estupido estaba unos dias de baja, que intentaria que fueran los menos posible. Torcedura de tobillo con rotura de fibras, mal momento para estar de baja con el trabajo acumulado que tenia.

Pero ella insistio en que la acompanara al banco. Debia hacer unas transferencias bancarias, y luego ingresar unos cheques por el alquiler de un pequeno piso que disponia en el centro, y por el que le pagaban bastante bien. Le daba un poco de miedo ir sola a la oficina, y cogiendo la muleta que se habia convertido en mi fiel companera los ultimos dias nos fuimos para alla.

Divorciada desde que mi mujer era adolescente, Josefina era lo que se podia llamar una mujer echada para delante. Tuvo varios trabajos y ahora aparte del alquiler, pasaba consulta como quiromasajista, con lo que podia vivir mas o menos sin problemas economicos. Una mujer madura que a sus 52 anos se conservaba como si tuviera 20 anos menos. Habia tenido a su hija, mi mujer, muy joven.

El hecho de que su ropa tambien se ajustara a esa diferencia de edad, y que siempre soliera usar lo que para mi era una talla menor a la suya, hacia que muchos hombres se volvieran cada vez que pasaba. Tampoco ayudaba mucho a que no la miraran sus anchas caderas, y sus no menos grandes pechos.

Entramos en la oficina, y un hombre que venia detras de mi cerro la puerta del banco haciendo que pudieramos refrescarnos al entrar en el interior con el aire acondicionado a bastante potencia. Para ser primeros del mes de junio, el sol calentaba bastante.

Josefina saco la cartilla del bolso, mientras yo me quede en un discreto segundo plano. En ese momento no me di cuenta de que el hombre que estaba detras nuestro habia echado el pestillo de la puerta del banco, y, colocandose un pasamontanas, saco un arma y nos apunto con una pistola, y su companero, ya dentro de la oficina hizo lo mismo.

-Senores y senoras esto es un atraco. -dijo el hombre que ya se encontraba dentro de la oficina.

En ese momento mi suegra dio un brinco asustada y dejo caer la cartilla al suelo.

-Senora se le ha caido esto. -le dijo el hombre que estaba detras nuestro y se agacho para cogerla y devolverle la cartilla-. Y que pedazo de senora. -en ese momento senalo con su pistola los grandes pechos de mi suegra.

-No queremos su dinero senores y senoras. -dijo el primer ladron al ver que Josefina estaba tan asustada-. Solo el de esta oficina. El seguro les devolvera todo el dinero que nos llevemos. Y ahora, por favor, haganse a un lado.

Los 10 o 12 clientes que estabamos en ese momento en el banco obedecimos y nos apartamos a un lado tal y como nos habian ordenado los ladrones. Mi suegra, delante de mi, pego contra mi paquete su trasero rematado por unos pantalones bastante cortos para su edad. Yo quede atrapado entre su culo y la cristalera de uno de los despachos donde trabajaba una de las oficinistas de la sucursal.

-Ahora van a abrir la caja fuerte y van a darnos todo el efectivo que tengan en billetes grandes. -dijo el primer ladron senalando con su pistola al director de la sucursal.

Me fije en que el segundo ladron, bastante mas torpe, se entretenia en mirar a mi suegra y volvia a senalar con su pistola sus grandes pechos. Tanto, que en un momento determinado puso el canon en su canalillo. Josefina dio otro respingo al notar el acero entre sus mamas, y en ese instante me di cuenta de que la pistola era falsa.

Cuando el director se acerco a la caja fuerte para abrirla acompanado de otra empleada, una joven de unos veintitantos anos, calcule, oimos una sirena de un coche de la policia que se acercaba cada vez mas.

El primer ladron tiro del hombro del segundo, y abriendo la puerta de la oficina, salieron a la carrera perdiendose entre la multitud.

A Josefina le dio un mareo debido a lo acababa de pasar. La joven de antes la sento en su propia silla y le trajo un vaso de agua de su maquina dispensadora. Mi suegra se encontraba muy nerviosa, y aunque el mareo se le fue pasando poco a poco, al final no pudo hacer las transferencias y el ingreso de los cheques. Pero la joven le comento que no debia preocuparse ya que ella la llamaria cuando todo quedara arreglado, para hacerle las transferencias y el cobro de los cheques.

La policia llego unos instantes despues.

Cuando nos tomaron declaracion a todos, y la policia nos permitio volver a nuestras casa o quehaceres, mi suegra me pidio que la acompanara a su casa.

-Claro que si suegra. -a veces le decia suegra en lugar de llamarla por su nombre-. Menudo susto nos hemos llevado. Sujetame mientras vamos andando, procurare que no te caigas. Estas muy nerviosa.

Su casa no estaba lejos del banco, asi que llegamos enseguida.

Entramos en casa. Yo tenia una llave del piso por si en algun momento necesitaba entrar si ella estaba fuera o aunque ella estuviera en casa.

-Pedro, necesito darme una buena ducha. -me dijo dejando el bolso en la pequena mesita de la entrada y las llaves en el llavero-. ¿Podrias esperarme hasta que termine? Aun no se me han pasado los nervios del todo y podria caerme o algo en la ducha. ¿Me haras ese favor?

-Claro que si. No tengo nada mejor que hacer esta tarde. -le conteste sentandome en el sofa del salon y dejando la muleta a un lado.

-Dejare la puerta del bano abierta por si me surge algo y tengo que avisarte. -me dijo Josefina.

-De acuerdo. Mirare un poco la tv a ver si hay algo pasable. Jejeje. -le dije cogiendo el mando a distancia.

Al poco oi el agua de la ducha. Repase de arriba abajo la programacion de la tv, no vi nada interesante, pero en ese momento me vino a la cabeza la imagen de mi suegra desnuda. Para mi sorpresa habia dejado la blusa sobre el sofa antes de meterse en el lavabo y sin que yo me diera cuenta, lo que hizo que me viniera esa imagen.

Imagine sus pechos maduros recibiendo el agua mientras mi suegra se los enjabonaba y los frotaba para limpiarlos bien.

Di un golpe sin querer con el codo a la muleta que cayo al suelo. Puse atencion por si ella habia oido el golpe y me preguntaba que habia pasado, pero solo oi el agua de la ducha, por lo que supe que no oyo caerse mi muleta.

La imagen de ella desnuda iba y venia en rachas. Entonces el agua dejo de correr y volvi a hacer que prestaba atencion a la tv.

Josefina salio de la ducha envuelta en una toalla. Llevaba otra en su pelo.

-¿Todo bien suegra? – le pregunte.

-Todo bien yerno. -me contesto sonriendo-. Ya me encuentro mejor. Mas relajada y ya se me paso el susto.

-De acuerdo. Pues si te encuentras bien me vuelvo para casa.

-¿No te apetece darte una ducha tambien? Hace mucho calor para esta epoca del ano, todavia estamos en junio, y ademas con las emociones de hoy…

No era mala idea, la verdad, darme una ducha en casa de mi suegra. Tenia un lavabo grande, una ducha de esas casi de spa. Volviera a casa fresco.

-Esta bien. Me dare esa ducha. -le conteste.

-Perfecto. -me dijo ella asintiendo-. Tienes toallas limpias en el armarito.

Fui hasta el bano ayudado por la muleta. Me desnude y deje tambien abierta la puerta del bano. No creia que necesitara ayuda, pero no estaba mal que la dejara abierta.

Cuando sali cubierto con una toalla al igual que Josefina, ella seguia vestida de la misma forma. Estaba inclinada de espaldas, apoyada sobre el sofa y cortandose las unas de los pies.

Se dio la vuelta al terminar y me miro los pies desnudos.

-Vaya, veo que las tienes grandes. ¿Mi hija no te ayuda a cortarte las unas? -me pregunto poniendo los brazos en jarras.

-Ahora esta muy ocupada con el trabajo y dice que apenas tiene tiempo para sus cosas, asi que tiene menos tiempo para las mias. Y lo peor es que no puedo mantener la pierna en alto para que me las corte. Me duele mucho si la tengo mucho rato asi. -le conteste.

-Entonces te las cortare yo yerno. Vamos a mi habitacion y te tumbas en la cama.

Hice lo que me dijo y me tumbe boca arriba en su cama. Josefina se subio a la cama y se coloco dandome la espalda. Seguia con la toalla puesta.

Asi no me dolia porque tenia la pierna estirada. Pero la vision del culo de mi suegra a solo unos centimetros de mi cara era lo mejor del dia. Parecia que en algun momento la toalla se le fuera a caer y se quedara desnuda sobre mi.

Cuando termino me ayudo a incorporarme. Trate de evitar la mirada hacia sus tetas que casi se salian por la parte de arriba de la toalla.

Ella se dio cuenta enseguida.

-¿Te da verguenza que puedas verme las tetas? -me pregunto al ver que evitaba mirar hacia ahi.

-No. -le conteste evitando llevar la conversacion a esa parte.

-Mi cuerpo es igual que el de mi hija, tu mujer. Seguro que te la follas bien, ¿eh? -volvio a preguntarme.

-La verdad es que es ella la que me folla a mi. -le dije pasando mi mano por el pelo-. Ultimamente se pone sobre mi y empieza a cabalgarme con ganas. Se inclina hacia atras para hacer la penetracion mas profunda.

Ella se muerde el labio inferior mientras lo hacemos, pone cara de morirse de gusto y yo me limito a agarrarle las caderas mientras me folla, o magrearle las tetas hasta que no puedo mas y me corro, siempre en su interior. Alguna vez me gustaria llenarle las tetas de leche, pero no me deja.

En ese momento me di cuenta de que le habia contado parte de mi vida sexual con su hija a mi suegra, y siento un calor que me sube desde abajo ahora que me habia conseguido refrescar gracias a la ducha. Hablar con ella de eso me ha dado una mezcla de verguenza tremenda y morbo, que hace que mi pene se empine bajo la toalla.

-Lo siento Josefina, ya se que tu ahora mismo no tienes a ningun hombre. ¿Como te apanas? -le pregunte.

-Pues hijo con mucho dedo. De vez en cuando un dildo, y tu mujer me regalo el ano pasado por mi cumpleanos un succionador de clitoris, pero no le encuentro la gracia, la verdad. Donde este un buen trozo de carne…Tu me comprendes ¿verdad? -me pregunto acercandose a mi.

-Si. Te comprendo. Bueno, creo que debo irme ya, que la conversacion se esta poniendo muy tensa. -le dije levantandome de la cama.

-Ya lo veo. Muy, muy tensa. -me dijo fijandose en mi paquete.

-Muchas gracias por todo suegra. Bueno ya te dejo. Gracias por la ducha y nos vemos manana si quieres.

Me vesti casi a la carrera, cogi la muleta, le di dos castos besos a Josefina, agradeciendole de nuevo que me dejara usar su ducha, y me fui de la casa. Ella seguia con la toalla puesta cuando me fui. No dijo nada, ni porque me iba tan pronto, ni tampoco nada para retenerme. Supuse que entendia perfectamente mi calentura.

Baje en el ascensor y pare el primer taxi que paso. Menuda tarde de sobresaltos. Pense mientras el taxi me llevaba de vuelta a casa.

Al dia siguiente Lourdes mi mujer me propuso acompanarla de compras al mercado. Tenia bastantes cosas que hacer en el trabajo, pero disponia de un par de horas libres e ibamos a aprovecharlas.

-¿Que tal ayer con mi madre? -me pregunto mientras miraba la etiqueta de un bote de tomate.

-Aparte de lo del casi atraco, bien. -le habia contado a mi mujer lo del intento de robo en la sucursal bancaria esa noche cuando volvio del trabajo-. Tu madre se asusto mucho, pero luego en casa se dio una ducha y se relajo bastante. Yo me quede con ella por si mareaba o le pasaba algo, incluso me duche luego en su casa.

-¿No hablaria de cada cuanto tenemos sexo, o en que posturas lo hacemos, no? -me pregunto Lourdes volviendo a dejar el bote en la estanteria.

-Para nada. -le conteste disimulando no sabia si muy bien.

-A tu suegra le gusta mucho hablar de sexo. Antes me preguntaba cada dos por tres cada cuanto lo haciamos, o me contaba cada cuanto lo hacia ella. Pobre, la entiendo. Desde que se divorcio de papa solo la he conocido dos novios formales. Es normal, todavia es joven, y tiene sus necesidades como cualquiera, pero siempre que hablabamos de sexo terminaba queriendo saber mas de la cuenta, o proponiendome hacer nuevas posturas que segun ella serian ideales para alcanzar mejor el orgasmo.

En ese momento un padre con sus hijos pequenos llego hasta donde estabamos, por lo que mi mujer y yo zanjamos el tema, y menudo tema, de conversacion.

Llegamos a la caja y nos dispusimos a pagar, cuando sono el telefono de mi mujer.

-Si, si. De acuerdo, se lo digo. Seguro que le parece muy bien. Nada, cuidate mama, un beso. -dijo mi mujer por el movil.

-¿Que queria Josefina? -le pregunte.

-Tu suegra que nos invita el fin de semana a la piscina. Sabado y domingo. Tiene entradas gratis porque uno de sus pacientes es encargado de la piscina municipal de nuestro distrito. ¿Que te parece el plan? -me pregunto mi mujer.

-La verdad es que no teniamos nada planeado. No me parece mal plan. No nos impide que podamos cenar tu y yo esa noche carino. -le dije a mi mujer.

-Claro. Ahora le mando un WhatsApp y le digo que ok por tu parte.

Al final mi suegra se iba a salir con la suya. Iba a ver su cuerpo en banador o bikini.

Quedamos el sabado en la entrada de la piscina. Adultos con hijos, personas mayores con sus parejas, gente de casi todas las edades esperando junto a nosotros para entrar. A lo lejos vi una figura familiar que se acercaba con paso decidido.

Era Josefina que lucia un vestido vaporoso y adornando su cabeza con una pamela bastante grande, y unas gafas de sol redondas que completaban la estampa de mi suegra preparada para un dia de piscina.

-Hola hija. -le dijo a Lourdes dandole dos sonoros besos en las mejillas.

-Hola mama. -le respondio ella devolviendole los besos.

-Hola yerno. -me dijo a mi dandome tambien dos besos.

Despues del saludo entramos en la piscina.

-Jose Maria. Cuanto tiempo. -saludo mi suegra a un senor bastante alto que supuse era su cliente de la clinica quiropractica.

Nos presento a los dos y juntos fuimos hasta el final del recinto. No sabia hacia donde nos dirigiamos.

-Sorpresa chicos. -nos dijo Josefina riendo tapandose la boca, como si nos hubiera ocultado el mayor secreto del mundo.

Efectivamente. Nos encontrabamos frente a una zona vallada en la que se podia leer un cartel que indicaba “ZONA NUDISTA” A PARTIR DE AQUI ES IMPRESCINDIBLE NO LLEVAR ROPA, SOLO SE PERMITEN ZAPATILLAS, TOALLAS Y DEMAS ARTICULOS PARA EL BANO.

Dios mio, pense para mis adentros. Mi suegra me la habia jugado a base de bien, y solo a mi porque mi mujer daba saltitos de alegria, como si fuera el dia de su cumpleanos.

-Me hacia mucha ilusion venir mama. Nunca me atrevi a pedirtelo y ahora no puedo creerme que estemos aqui. Una piscina con zona nudista. -le dijo entusiasmada mi mujer que dirigio su vista directamente a un hombre desnudo que lucia un pene excesivamente grande en mi opinion para estar flacido.

-Ya lo se hija. Sabia que te gustaria mucho venir conmigo y tu marido. Anda, vamos a sentarnos aqui, ya sabeis hay que quitarse toda la ropa.

Josefina se despidio de Jose Maria con otro par de besos y recuerdos a su mujer al ver que quedabamos instalados. A mi me dio verguenza quedarme desnudo, pero mi mujer insistio en que estabamos en la zona nudista de la piscina, y como anunciaba el cartel no podiamos llevar nada de ropa. De todas formas, en esos momentos no habia mucha gente en la zona nudista.

Deje la muleta en el suelo y me desnude tratando de tapar mis partes intimas. Como pude me sente en la hamaca tratando de que no se viera nada. Mi suegra dirigio un vistazo por encima de sus gafas de sol a mi barriga mientras me sentaba. Ella hizo lo propio y se quito el vestido. Un segundo despues la parte de arriba de su bikini dejo a la vista dos pechos grandes, algo caidos, logico por la edad, pero mostraba dos pezones de areolas pequenas de color rosado y bastante apetecibles, todo hay que decirlo.

Tras quitarse la parte de arriba, hizo lo propio con la braga del bikini dejando a la vista un triangulo de pelo depilado, pero casi al ras, que daba una apariencia de triangulo no tan oscuro como si lo llevase sin depilar, pero agradable de ver a la vista. Yo le devolvi la mirada a su tripa, que tambien tenia, aunque no tan abultada como la mia, y quede sorprendido cuando se sento en la hamaca enfrente de mi con las piernas cruzadas, porque sus labios mayores eran gruesos y sobresalian de su vulva.

Cuando quise darme cuenta mi mujer ya estaba desnuda a mi lado tumbada en la hamaca.

-¿No vas a echarme crema solar? -me pregunto mi mujer desde la hamaca.

-Ah si, claro. Ahora mismo carino. -le conteste.

Cogi el bote de crema y me dispuse a desenroscarlo, cuando me fije en que mi suegra no me quitaba ojo de encima pese a que no se habia quitado todavia sus gafas de sol.

No era una mirada de maldad, supuse que le daba morbo como a mi tener a su yerno enfrente desnudo, igual que yo la tenia a ella desnuda. A mi mujer estaba acostumbrada a verla desnuda desde hacia tiempo, por lo que ella no me producia tantos nervios.

-Dame bien en los pechos cielo. No te dejes nada. -me dijo mi mujer incorporandose en la hamaca.

Me incorpore yo tambien y mi barriga temblo cosa que hizo que mi suegra no me quitara ojo de encima.

Eche un chorro de crema en mi mano derecha y le unte el pecho izquierdo a mi mujer. Me recree extendiendolo bien, estaba acostumbrado a masajearle los pechos para excitarla antes de ponernos a follar.

Cuando termine con el izquierdo pase al derecho, luego extendi mas crema por su tripa, sus piernas, y finalmente su espalda y su trasero cubriendole bien todo el cuerpo.

-Bueno chicos, me voy a dar un bano. -dijo mi mujer mientras se levantaba la hamaca y cogia la toalla.

-¿Tan pronto? -le pregunte nervioso-. ¿No vas a esperar un rato a que se asiente bien la crema?

-Si, me voy ya. Es mi primera vez en una piscina nudista y quiero comparar tamanos, tu ya me entiendes.

La vimos alejarse meneando las caderas y el trasero hacia la piscina que estaba dentro del recinto donde se practicaba nudismo, independiente de la piscina normal para la gente que usaba banador, y de la cual no me habia fijado al entrar.

-Bueno yerno. ¿No me vas a echar crema a mi tambien? -me pregunto mi suegra mientras se quitaba la pamela y las gafas de sol.

-Si, si, claro. Ahora mismo. -le dije cogiendo el bote de crema y desenroscandolo una vez mas.

Josefina se sento sobre el cesped y yo hice lo mismo.

La mire sin saber porque parte de su cuerpo empezar. Tenia sus tetas a un palmo de mi cara. Me eche un chorro de crema en la mano y empece por su tripa que se movia cada vez que la frotaba.

Luego pase a sus piernas y muslos, se dio la vuelta para que le siguiera dando en la espalda, y finalmente en su trasero.

Sus nalgas sin ropa eran blandas. Mi suegra tenia un culo atractivo de nalgas grandes, aunque le faltaban tonificarse, casi exactamente como a mi.

Ya solo quedaban sus pechos, la parte que despues de su culo mas me preocupaba. Cubri mis partes con la toalla porque notaba como mi miembro empezaba a despertarse.

Respire hondo y tras volver a echar crema en mi mano comence a frotarla por su pecho izquierdo tratando de no mirarlo.

Repeti la operacion con el derecho hasta que quedo cubierto de crema. Para entonces mi polla estaba completamente erecta.

-No me has mirado los pechos. -me dijo ella mientras yo miraba hacia otro lado.

-No. Pero estan bien cubiertos de crema, ¿verdad? -le dije.

-Si. -dijo examinandoselos en un instante en que gire la cabeza hacia ella-. De todas formas, veo que te gustan. Si no, no estarias asi.

-¿Como estoy? -le pregunte intentando disimular inutilmente.

-Vamos a verlo. -me dijo, y metio su mano bajo mi toalla ya que los dos estabamos casi pegados. La levanto un poco y me dijo: no estas circuncidado.

-No. Pero descubro bien el glande como puedes ver.

Como si no me creyera, mi suegra agarro mi polla con la mano derecha y me descapullo, sin que yo reaccionara.

-Es verdad. ¿La tienes tiesa del todo? -no me dio tiempo a responder, ella misma saco la conclusion-. No es muy larga, pero es gruesa. Es cierto que dejaras a mi hija satisfecha.

Volvio a tapar mis partes con la toalla y volvio a agarrar mi pene comenzando a masturbarme suavemente.

-No te muevas, no digas nada. Manten la respiracion estable, que nadie se de cuenta de que te estoy haciendo una paja. ¿Te gusta, eh yerno? Mantente asi, quieto, respira hondo, relajate.

Quise no hacerle caso, ponerme a gemir y temblar para que todo el mundo se enterara de que mi suegra me estaba pajeando mientras su hija, mi mujer, nadaba en la piscina ajena a todo, pero me contuve.

Fije mi vista en el horizonte mientras ella seguia moviendo su mano muy despacio bajo la toalla. Apenas se notaba el sube y baja, pero me daba un placer increible.

Respire hondo una vez mas. El ritmo suave era tan intenso como un ritmo rapido. Intente no gemir, pero me era casi imposible no hacerlo. Me retorci sobre el cesped y apoye las palmas fuerte contra el suelo anticipando el orgasmo que llegaba en olas que me hacian sudar. Josefina apoyo su mano libre en mi muslo izquierdo tratando de tranquilizarme, pero era imposible.

En ese instante Lourdes aparecio frente a nosotros cubriendose con la toalla. Mi suegra paro la paja, cosa que hizo que me diera un espasmo. Cortar asi mi placer tan cerca del orgasmo fue muy brusco.

Lourdes llego a nuestra altura. Nos miro fijamente a ambos y pregunto:

-¿Que haceis?

Mi suegra fue la primera en hablar.

-Le estaba diciendo a tu marido como evitar algo que ha terminado pasando. Se ha empalmado. -y diciendo esto retiro la toalla dejando mi pene algo mas flacido ya a la vista.

-Es normal. -dijo muy mujer como si nada. -Es su primera vez en una piscina nudista. Hasta yo me he humedecido un poco mirando pollas. No te lo tomes a mal Pedro, pero eran mas grandes que la tuya. Mirad como me he puesto. -dijo abriendose los labios y dejandonos ver unas gotas de fluido en su cono rosado sin que la poca gente que estaba en ese momento en la zona nudista nos hiciera caso.

Maldita sea. Pense. Ha sido muy suegra la que me la ha puesto dura y encima me ha masturbado, y disimula diciendo que has sido cosa mia.

-Puedes hacer una cosa. -me dijeron las dos al unisono casi pisandose las palabras. -Por alli estan los vestuarios y los lavabos. Ve hasta alli y hazte una buena paja. Asi descargaras y te costara volver a empalmarte. ¿Que te parece?

-Esta bien. Eso hare. -dije resignado-. Esperadme aqui las dos.

-No nos moveremos hasta que vuelvas y nos cuentes que tal, ¿vale? -dijo mi mujer y se rieron las dos.

¿Donde habia quedado lo que habiamos hablado con mi mujer el jueves en el supermercado? ¿Ahora no le importaba a mi mujer hablar de sexo con su madre, y mas conmigo delante?

Me cubri la cintura con la toalla y dirigi mis pasos a los vestuarios arrastrando los pies y sin la muleta, con cuidado de no caerme.

Para mi sorpresa los vestuarios y los lavabos eran mixtos, y ademas sin puertas.

Vi a una nina sentada en el vater meando con las piernas muy abiertas regalandome la vision de su conito. Un hombre mas gordo que yo orinaba en el vater de al lado. Cuando termino, paso al otro donde estaba la nina, que debia ser su hija y le ayudo a limpiarse sus partes, y cuando termino se agacho y comenzo a lamerle el cono a su propia hija mientras esta le sujetaba la cabeza mientras el sujeto obraba con ganas.

Pase a otro de los lavabos. Estaba bastante limpio la verdad. Oi como una pareja gemia algo mas lejos. Debian estar follando. ¿A que sitio me habia traido mi suegra?

Levante la taza con papel higienico, colgue la toalla en un perchero que estaba en la pared, y bastante excitado comence a retomar la paja que mi mujer sin querer habia interrumpido.

No necesite mas que unos minutos para acabar lo que mi suegra habia empezado. Me corri bien fuerte eyaculando tres o cuatro chorros de leche espesa y caliente que mancharon la taza.

Limpie la taza, me limpie yo tambien, y me puse de nuevo la toalla alrededor de la cintura. No quise investigar que mas cosas podrian verse en los vestuarios.

Al llegar de nuevo a la zona de las hamacas, mi mujer y mi suegra me miraban expectantes.

-¿Que tal la paja yerno? -me pregunto Josefina. Mi mujer estaba en cuclillas junto a ella escuchando atentamente.

-Ha estado bien. -le respondi escuetamente.

-En una escala del 1 al 10, ¿que nota le pondrias? -volvio a preguntarme Josefina.

Mire a mi mujer como esperando su aprobacion, aunque ella no dijo nada, ni siquiera asintio, asi que le respondi.

-Un diez sin duda.

-¿Mucha leche cielo? -me pregunto Lourdes tocandome el hombro y uniendose a su madre en sus preguntas guarras.

-Varios chorros. Tres o cuatro la verdad. Bueno, estuvo muy bien.

-Me alegro yerno de que te hayas aliviado bien. Con vuestro permiso os dejo solos, voy a darme un buen bano. -nos dijo Josefina.

Echo a andar y me fije nuevamente en su trasero que se meneaba al ritmo de su caminar. Tenia bastante celulitis cosa que me parecio apreciar cuando lo unte de crema, pero ahora a la luz del sol se percibia aun mejor.

-Oye, no le mires el culo a mi madre. -me dio un codazo mi mujer en broma-. ¿O es que te gusta su cuerpo?

-¿Y tu? -le replique volviendo la vista a su cara-. ¿No decias que tu madre era muy pesada hablando de sexo? ¿Os habeis puesto de acuerdo para preguntarme que que tal mi paja?

-No te enfades cielo. Es una forma de chincharte y de avivar la llama entre nosotros de vez en cuando.

-Vale, pero manana si quereis venir yo me quedare en la zona donde esta la gente vestida. No sabes lo que he visto en los vestuarios. -le dije a mi mujer.

-Mejor no lo me cuentes. Anda, tomemos el sol un rato, aprovechemos que hemos venido a la piscina.

Un rato despues estaba medio adormilado, cuando note algo frio que caia sobre mi.

Abri los ojos y vi a Josefina con una bandeja junto a nosotros. De sus tetas caian gotas de agua, y tambien de su entrepierna que eran las que me estaban mojado. Sus pocos pelos pubicos se habian rizado aun mas con el bano. La estampa era de lo mas erotica que hubiera visto en mi vida.

-Os he traido unas Cocas Colas y algo de picar. ¿Que os apetece? -nos dijo.

Yo me incorpore y me sente de lado en la hamaca y Josefina se sento junto a mi rozando mi costado con su pecho izquierdo. Uf, mi suegra me ponia cachondo a base de bien, y mi mujer o no se daba cuenta, o si era consciente de ello, no decia nada y lo permitia.

Afortunadamente me acababa de correr por lo que mi polla estaba a buen recaudo. Tambien mi toalla seguia cubriendo esa parte.

Bebimos y comimos los aperitivos, y yo ya mas animado me fui nadar guardando el tiempo indicado para hacer la digestion.

Al dia siguiente repetimos en la piscina, pero esta vez los tres en la piscina para los que llevabamos banador, y en el caso de mis mujeres bikini. Ese dia transcurrio sin sobresaltos.

Pasaron dos semanas y me dieron por fin el alta medica. Al dia siguiente volveria a trabajar.

Mi mujer me llamo para decirme que ahora que estaba mejor mi suegra podria hacerme un masaje para terminar de curar mi tobillo. Sin duda sabia que algo tramaba Josefina.

No pude negarme a decirle que no a mi mujer, por lo que quede con que ella llamaria a su madre para indicarle que me venia bien ir esa misma tarde, porque al dia siguiente trabajaria y tendria mucho trabajo atrasado.

Unos minutos despues recibi un WhatsApp de mi suegra donde me confirmaba que le parecia bien esa hora para la cita y me mandaba tambien la localizacion de la clinica, cosa que yo sabia perfectamente.

Llegue unos cincos minutos antes de la cita.

-Hola yerno. -me dijo Josefina abriendo la puerta de la clinica-. Llevaba puesta una camiseta muy cenida de una talla menos de la suya al menos, y unos leggins de color azul oscuro que no dejaban nada a la imaginacion. Juraria que podia notarle los labios a traves de la tela porque no debia de llevar bragas.

-Deja tus cosas aqui. La cartera y las llaves tambien. El movil si llevas. Quitate el pantalon y tumbate en la camilla.

Obedeci sin rechistar e hice lo que me dijo. Me tumbe en la camilla solo con la camisa y los calzoncillos puestos.

-¿Como sientes el tobillo? -me pregunto mientras se untaba las manos con crema.

-Bien. Ahora algo mejor. -le conteste.

-Pues vamos a ello.

Comenzo a masajearme la zona donde apenas notaba ya dolor. Josefina se desenvolvia bastante bien en su oficio, y notaba que ejercia efecto en el tobillo, pero al poco note como subia sus manos mas arriba del tobillo.

Como un resorte mi polla empezo a enderezarse. No sabia donde habia tocado, pero sin duda habia hecho el efecto que ella buscaba.

-Dime, ¿que es lo que buscas? -le pregunte al sentir mi polla erecta.

-¿Que es lo que busco yerno? Ya lo sabes. -me dijo quitandose la camiseta dejandome ver de nuevo sus tetas como aquel sabado en la piscina-. Quiero terminar lo que empezamos aquel dia. Quiero saber que siente mi hija cuando te la follas. -y diciendo esto se quito los leggins-. Como habia adivinado no llevaba bragas. Sus carnes quedaron libres.

-La camilla es demasiado pequena para los dos. -me dijo-. Tengo un sofa cama donde duermo alguna vez. Vamos alli.

Yo estaba decidido. No me importaba ponerle los cuernos a mi mujer, y precisamente con su madre. Me quite la camisa y el calzoncillo, y la segui hasta el cuarto donde tenia el sofa. Iba a follarme a mi suegra en su consulta.

-¿Quieres empezar tu, yerno? Besame con ganas. -me dijo ansiosa mientras se tumbaba en la cama.

Hice lo que me dijo y la bese con muchas ganas metiendole mi lengua en su boca. Ella respiraba con fuerza, se estaba excitando mas de lo que ya lo estaba.

-Ponte de espaldas a mi. -le ordene.

Ella obedecio y se dio la vuelta.

-¿Quieres hacerlo por detras yerno? -me pregunto sudando de excitacion.

-No, pero me gusta verte la espalda desnuda y tu culo. Es grande y tiene celulitis y eso me excita mucho. Tu hija tiene un cuerpo casi perfecto, pero el tuyo es real. Me encanta sobarlo. Mira como te lo sobo. -y comence a masajearlo con ganas como si fuera la masa de una pizza. Sus nalgas se movian con fuerza y entonces no pude mas y me moje dos dedos con saliva y los dirigi a sus labios vaginales.

Los masajee como habia hecho con sus nalgas y cuando note la humedad en su cono, me lleve los dedos a la boca y chupe sus fluidos. Sabian a gloria.

Entonces meti mis dedos todavia humedos en su cono y la masturbe como si fuera mi falo.

-No puedo aguantar mas yerno. Metemela ya. Quiero saber que siente mi hija cuando te la follas. -volvio a repetir.

-Esta bien. -le dije-. Agarre mi polla con la mano derecha, separe sus nalgas sudorosas y se la fui clavando despacio hasta que entro toda.

-Ugggh, yerno. -gimio ella-. Me gusta mucho. Tu polla es gruesa y roza mis labios. Siii, ahora empieza a bombear.

Me gustaba que me diera ordenes, y no quise hacerme de rogar y comence a bombear. La sacaba hasta la mitad, volvia a metersela despacio y se la clavaba hasta el fondo.

-Aaaah siiiii. Asi yerno, follame asi, joder que gustooooooo.

-¿Quieres que te folle mas fuerte? -le pregunte viendo que le gustaba mi follada.

-Siiii. Dame mas fuerte, mas duroooooo. Uuuuuggghhh. -me contesto.

Entonces le embesti mas duro como me habia pedido. Le daba fuertes golpes de cadera que hacian que mi barriga chocara con su espalda y su culo haciendo que sonara como plas, plas, plas.

-Ah, ah, ah. No puedo mas yerno, aaaaaah que gusto. Ahora se lo que siente mi hija cuando te la follas, aaaaah joder. Sigue asi, sigue asi, por dios, no te pares, jodeeeer sigueeeeee.

-No te corras todavia suegra. -le dije jadeante tratando de recuperar algo la respiracion. -Ahora quiero que te des la vuelta. Quiero verte la cara mientras me corro.

Se dio la vuelta y entonces la tuve de cara. Sudaba a mares como yo y en cuanto se la volvi a meter se corrio dando grandes jadeos que inundaron la estancia. Yo pare un momento recreandome en como se corria y como sus musculos vaginales se contraian y expandian ordenando mi polla lo que hizo que yo tambien estuviera a punto de correrme.

No hicieron falta mas que unas pocas embestidas para correrme.

-Aaaaaah suegra, me corro, Josefina, me corrooooooo, me estoy corriendo, me derramo dentro de tiiiiiii.

Imagine como mi leche salia a borbotones inundando las paredes de su cono maduro mientras ella se agarraba a mi espalda y se impulsaba hacia arriba tratando de que estimulara al maximo su punto g.

Termine de dar mis ultimos espasmos y por fin me calme. Me parecio que Josefina se corria una vez mas, pero si lo hizo fue en silencio. Solo note como me miraba fascinada.

Al poco rato sono el movil. Era mi mujer que me preguntaba que que tal el masaje.

-Ha sido muy bueno. -le conteste sentado en la cama junto a mi suegra mientras esta me miraba con pasion despues del tremendo polvo que acababamos de echar.

Acaricie sus tetas mientras hablaba con mi mujer, y despues le di un beso cuando me despedi de mi mujer mandandole tambien otro beso.

-Tengo una sorpresa para vosotros. -me dijo mi suegra-. Os invito a un camping nudista en el mes de julio. ¿Que te parece yerno?

Me quede sin palabras porque me dijera eso con la experiencia que tuvimos en la piscina. Me comento que la gente que iba a esos campings eran nudistas y no tenian prejuicios ni hacian las cosas que habia visto en los vestuarios de la piscina a la que fuimos.

Le dije que lo consultaria con su hija, aunque seguramente diria que si.

Veria a mi mujer y mi suegra desnudas todo el mes.

Si os ha gustado y quereis comentar, escribidme a: predicador111@hotmail.com
720pPerteneces a tu Madrastra
gratis -2.4k49m
720pMadrastra orgullosa folla ansiosa a su hijastro
gratis -3.3k32m
720pPuedes follar a tu madrastra
gratis -5.7k55m
720pLa Madrastra Viral
gratis -3.8k37m
720pDesafio de la Madrastra
gratis -3.5k38m
720pCriada Madrastra
gratis -2.7k117m
720pNo mires asi a tu madrastra
gratis -3.3k27m
720pMi madrastra es una loca de la limpieza
gratis -3.3k21m
1 2 3 1 - 11 4 5 6