Exclusiva promo por tan solo $4,99 disfruta 1 mes de videos sin publicidad y zona vip gratis, haz click aquiUnete a nuestro nuevo grupo de telegram para enterarte del contenido nuevo subido a diario
Populares de la semana
-->
lindas chicas me dan el mejor sexo Mi increible madrastra Consejos profesionales entre hermanos descubro a mi hijastra follando con mi hijo Sexo accidental con hermanastra mi hermana me ensena una buena suegra Madrastra defiende a su hijo Cambiando de novia Fuerza a su hijastra a ducharse con el Enfermera cachonda interracial Follada anal con mi prima Sugerencias para ti
-->
Inspeccion Sexual Tengo sexo con mi alumna Follando con la madrastra de mi novia por venganza sobrino se folla a su tia mientras duerme Chico folla con la vecina Mi madrasta me seduce masaje con mi madre parte 1 Complaciendo al Hijo como compartir en vacaciones Hermanastra prueba su primera polla Fallandome a la cachonda de mi madrastra por el culo Mi madrastra y hermanastra calientes me pillan masturbandome
480pMami siempre dice si
gratis -5.6k27m
720pcompartiendo la cama con la amiga de mi hermanastra
gratis -6.3k23m
480pmi madrastra nos mide la verga
gratis -3.5k23m
480pdisfrutando las vacaciones con mi madrastra
gratis -7.6k41m
480pFollando con la madrastra de mi mejor amigo
gratis -3.4k25m
480pNuestras madrastras quieren quedar embarazadas
gratis -3.2k28m
26 Mar 2024Por una vez fui infiel Cansada de un matrimonio agonizante me deje llevar por mis impulsos primarios.

Me canse. Asi de simple, asi de duro, pero me canse. Aquello ya no era un matrimonio, ni siquiera llegabamos a pareja. Los anos dieron paso a la monotonia, nuestra cama fue quedando relegada a ese lugar donde dormir y nada mas. Quizas, alguna noche, debido al exceso de alcohol o a la necesidad fisica de tener sexo, habia algo parecido a un encuentro sexual, remedo de ilusion o evocacion a un pasado que fue y se quedo alli.

Alguna vez, intentando renovar aquellas ganas de amar me coloque mi picardias mas morboso, me pinte como si fuese a hacer un pase de moda y me mostre como mujer en celo, dispuesta a todo en una noche de pasion. Todo fue inutil, siempre habia un pretexto para dejarme al lado y sentir al poco rato sus ronquidos de hombre cansado de trabajar.

Entiendo que su trabajo le robaba la vida y que hacia todo lo posible porque en casa no faltase nada. Eso lo entiendo, quizas por esto fue que alargue la situacion, quizas comprendia, y comprendo, que el cansancio le podia. Nunca me queje de esto y aceptaba que asi fuese. Pero ¿y yo? ¿y nuestra pareja? ¿todo se reducia a su trabajo? No, de ninguna manera. Ese no fue el acuerdo que firmamos unos anos antes, ese no era el mundo que nos habiamos planteado para ambos.

Y me canse. Asi que esa noche decidi vivir mi vida. Si, es esa decision entraba el ponerle los cuernos, no lo oculto. Soy, ante todo, una mujer con sus necesidades y carencias, con sus deseos y sus ganas de vivir.

Me vesti casi como una fulana, me maquille como una puerta. Le deje una nota en la nevera y Sali con mi coche dispuesta a devorar la noche. Aprete el acelerador por aquellas calles casi vacias. Me sorprendi al ir a altas velocidades, yo, tan prudente a la hora de conducir, pero me urgia alejarme de alli. En mi cabeza no entraba otra cosa que no fuese poner tierra de por medio aquella noche.

La noche me trago con sus secretos y me deslice por mi ciudad como una sombra en busca de un cuerpo.

Aparque tan cerca como pude de un pub que hacia anos frecuentabamos. Con mi bolso al hombro, un cigarrillo en mi mano y una oscilacion de cadera mas que exagerada, camine por la acera hasta llegar a la entrada. En ella, dos tiarrones hacian las veces de porteros, me miraron de arriba abajo y no dudaron en abrirme la puerta con una especie de reverencia y bienvenida a mi paso.

La luz era tenue en aquel interior, la musica dulce y agradable. Una barra al fondo era el iman que me atraia para buscar una copa. Camine hacia ella entre mesas, parejas, chicas y hombres solitarios que deambulaban por alli.

Con una pose estudiada me sente en un taburete dejando que mi falda se abriese hasta mostrar un gran trozo de carne de mi muslo. Un gin-tonic bien cargado y un vistazo a mi alrededor. Me asegure de que alli no habia nadie que pudiese conocerme. Habian pasado muchos anos desde la ultima vez que estuve por alli, pero nunca se sabe.

No, nadie reconocido, menos mal. Todo eran caras extranas. En estos lugares la gente rula mucho y se renueva con frecuencia. Una suerte para mi.

Como siempre, algun baboso, se acercaba buscando una oportunidad. Tenia claro que esos eran los primeros a desechar. Los espante como pude, sin menospreciarlos, pero dejandoles claro que no eran una opcion.

Un vistazo mas detenido en busca de una “victima” me llevo a fijarme en lo que habia por alli. Podias reconocer a las parejas recientes que se comian a besos, a aquellas que ya llevaban mas tiempo y ya no se mostraban tan efusivas en sus gestos amorosos. A algun desubicado que no sabia donde pegarse. Alguna chica, algo lanzada, que meneaba su culo en la pista teniendo a su alrededor a los babosos de siempre buscando una oportunidad de meterla en caliente. No era dificil identificar a las recien separadas que iban en pareja, ni a los recien separados que iban por libre.

Le di un largo trago a mi copa. Quizas me habia equivocado al ir alli. No habia nada que se me antojara. Unos frutos salados en un platito se me antojaron. La ginebra era fuerte.

Andaba pensando en cambiar de lugar cuando una pareja se puso a mi lado. Pidieron unas copas y se quedaron alli, muy pegados a mi, debido al cumulo de gente en la barra. No podia evitar escuchar su conversacion.

Ella podia tener sobre 25 o 27 anos, morenita, atractiva sin exagerar, algo mas baja que yo. Bien vestida, nada de excesos, aunque su escote se veia de lejos. Por su forma de hablar con su acompanante se le veia divertida.

El un chico de pasaba de los 30. Alto, no feo, lo justo como para gustarle a gustarle a cualquier mujer. Bien vestido, pero sin exagerar. Su voz sonaba varonil, muy grave. De esas que gusta escuchar al oido.

Entre ambos habia algo, se les veia simpaticos, divertidos. Quizas una pareja reciente, pero con algo ya caminado. De vez en cuando algun pico o una mano acariciando a su pareja. Decidi quedarme un poco mas. Me resultaba divertido escucharlos.

La noche pasaba, una copa mas. En un momento ella tropezo y choco contra mi. Se deshizo en disculpas. No habia nada que perdonar. Le sonrei comprendiendo el choque. Nos sonreimos y comentamos algo. Igualmente, el, se aproximo para pedir disculpas. Insisti en que no habia nada que disculpar. Como manera de pedir perdon me invitaba a una copa.

Acepte encantada. Me habian caido bien los dos. El camarero sirvio tres copas mientras nos presentabamos. Iniciamos una conversacion de las tipicas. Esas en las que no entras en detalles personales, todo es muy generico. Alguna pequena broma, una forma de romper hielos.

Supe que llevaban unos meses saliendo juntos, de sus trabajos, de por que venian alli, de gustos musicales. Todas esas cosillas que inician una amistad. Igualmente, yo les hable de mi. En ningun momento oculte que estaba casada.

Asi comenzo aquella noche a hacerse especial. Las copas se sucedieron. No, no era lo que buscaba precisamente, pero era divertido estar con ellos.

Me preguntaron si me importaba que bailasen una cancion que les encantaba a ambos en la pista. Por supuesto que no me opuse, al contrario, los anime a hacerlo.

Desde mi taburete pude ver como se adentraban en la pista de baile tomados de la cintura. Se abrazaban y comenzaban a girar al compas de la cancion. Reconozco que me dio cierta envidia verlos. No hace tantos anos eramos mi marido y yo esa pareja. Los vi besarse con pasion, apretar sus cuerpos. Comence a pensar que era el momento de retirarme discretamente.

Estaba buscando una excusa en mi mente cuando ambos volvieron. No me dejaron acabar de elaborarla. “Te toca bailar a ti” dijo la chica divertidamente mientras ponia la mano de su pareja sobre la mia. Sorprendia me deje llevar hasta la pista. Todo en mi era muy kafkiano. Aquellas manos en mi cintura, el pecho de el pegado al mio. Aquel comenzar a girar. Opte por dejarme llevar.

La musica era agradable, lenta, dulce, gire al compas que me marcaba mi pareja. Me senti especial al hacerlo, hacia tanto tiempo de la ultima vez. Sin darme cuenta aprete mi cuerpo contra el suyo. El se dejo abrazar. Un guino de su pareja, alla en la barra, me daba el visto bueno. Mi cuerpo reaccionaba a aquel contacto estrecho, no podia recordar la ultima vez que baile asi. Giramos lentamente. Sus manos bajaron por mi espalda hasta mi cadera, instintivamente me pegue mas. En aquel apreton note el resultado de aquel baile. Algo duro chocaba contra mi bajo vientre. No hice ademan de separarme, el tampoco. Al contrario, me parecio que me apretaba mas contra el. Yo andaba confundida, no queria de ninguna manera entrometerme entre ellos dos.

La cancion acabo y, tomados de la mano, regresamos a la barra donde la sonrisa de su chica nos esperaba. En mi entrepierna el rescoldo del sexo se habia avivado.

Senti cierta verguenza al acercarme, no sabia como lo tomaria la chica. Me desarmo al preguntarme al oido si me habia gustado pegarme a su pareja. No supe bien que responder. Me noto vacilante y me musito al oido que no le importaba, acompanada la afirmacion de una especie de caricia en mi pierna. Ambos sonrieron.

¿Donde me estaba metiendo? Fue la primera pregunta que me vino a la cabeza. Tome un largo trago mientras seguiamos hablando. Ella se aproximaba a mi con cualquier excusa. Su mano en mi pierna se quedaba mas de lo debido mientras el sonreia. Me senti inquieta.

¿Te gustaria ir a nuestra casa?, la pregunta me pillo absolutamente por sorpresa. Era ella la que la habia formulado. Como si fuese algo normal. Como lo mas natural del mundo. Y como algo natural conteste que si. No sabia adonde iria a parar aquello, pero me senti atrevida.

Salimos del pub, me llevaron entre ambos hasta su coche. Por el camino la mano de ella bajo hasta mi culo, mis ojos se abrieron, pero no supe como reaccionar. Poco despues, a esa mano, se unio la de el. Reconozco que, a pesar del calenton, senti algo de vertigo en el estomago, nunca habia vivido nada parecido, ni era lo que buscaba, ni de lejos. Pero no dije nada. Despues de unas vueltas llegamos a su casa. Estaba muy nerviosa.

Pasamos y me llevaron a un saloncito coqueto. No tardaron en poner algo de musica, servir unas copas mas. “¿Te atreves?” fue la pregunta en mi oido de ella mientras ponia, de nuevo, su mano en mi muslo, expuesto por la falda. Fue tan directa, temble mientras contestaba un “si” nervioso y sin saber que esperar.

Se aproximo a mi boca y me beso. Nunca habia besado a una mujer, no me dio repulsa alguna. Me deje besar mientras sentia aquella mano deslizarse por mi muslo. Al otro lado, la mano de el hacia otro tanto. Quizas llevada por el alcohol o por la noche me abandone. Perdida en un mar de dudas y antiguos prejuicios, pero dispuesta a vivir la experiencia.

Ambas manos recorrieron mis muslos, saltaron a mi vientre, a la par, subieron hasta alcanzar cada una un pecho. Yo jadeaba mientras aquella boca femenina me devoraba. Mi cabeza daba vueltas. Su turnaron para besarme, ahora era la boca de el la que mezclaba nuestras salivas en la mia. Dejaron un momento de hacerlo para besarse entre ellos, delante de mi boca, casi podia acercar mi boca a ellos y unir nuestras lenguas en un trio. Pero no lo hice, solo miraba alucinada.

Muy despacio fueron quitandome la ropa, hasta dejarme expuesta a su placer. Se hicieron duenos de mis pechos con sus bocas, yo no podia dejar de suspirar agitada. Una mano bajo hasta alcanzar mi pubis, gemi al contacto. Estaba petrificada, mi cuerpo queria responder, pero no podia moverme, solo dejarme hacer.

La mano se colo entre mis muslos que, poco a poco, cedian ante la presion. Una boca busco la mia, la bese, ahora si, sin contemplacion, con ganas. Me sentia flotar entre estos cuerpos jovenes que se frotaban contra mi.

Ella se puso en pie y, ayudada por el, se deshizo de la ropa. Mis ojos la recorrieron entera incredula ante la excitacion que me provocaba ver una mujer desnuda ante mi. Jamas lo hubiese sonado. Mis experiencias sexuales nunca habian incluido mujeres, pero, alli estaba ella. Desnuda, de pechos rotundos y caderas firmes, con su triangulo oscuro mirandome desde sus muslos. Extendi mis manos para acariciarla. La piel firme me hizo aumentar el ritmo cardiaco. Aprete mis manos como para comprobar que aquello era real. Subi hasta alcanzar aquellos pechos duros, me dio placer acariciar un pecho que no fuese el mio.

Mientras tanto, las manos de el se habrian paso entre mis piernas, las separaban dulcemente y se aproximaban a mi sexo que ya andaba alterado. Su contacto en mi clitoris me hizo lanzar un gemido hondo. Los temblores de miedo dieron paso a otros muy diferentes. Mis caderas comenzaban a tener conciencia.

Ella bajo su cara hasta encontrar mi boca, mientras el se arrodillaba frente a mi. Su boca no tardo en encontrar el camino a mi humedad. Aprete la cara de ella contra la mia mientras nuestras lenguas se rifaban la saliva que destilabamos entre ambas.

Busque a tientas sus muslos, los escale hasta alcanzar aquel culo que se proyectaba hacia atras, lo amase con ganas, por primera vez en mi vida me sentia excitada de esta manera. El seguia empenado en lamer mi sexo haciendome gemir. Sus manos separaban mis muslos. Se sentian tan calientes como aquella lengua que aranaba mi entrepierna.

Ya habia perdido la nocion de lo que esta bien o mal, de mis tabus, de mis prejuicios. Rompi cualquier rescoldo de recato que quedara en mi y busque el sexo oscuro que se abrio a mi tacto. La humedad de ella me recibio mojando mis dedos. No hacia falta que nadie me explicara como es el sexo de una mujer, bien conocia el mio. Lo acaricie suavemente, sintiendo los latidos de su clitoris contra la yema de mi dedo. Sus gemidos me decian que lo hacia bien. Pronto fueron dos los dedos que navegaban por aquel rincon del placer.

En un gemido mas profundo echo su cabeza y torso hacia atras para acercarlo mas a mi, sus pechos quedaron a unos centimetros de mi cara, su pezon me sabia a miel. Lo lami sintiendo su dureza en mi lengua.

Mi cuerpo reaccionaba frente a este ataque de dos. La lengua de el buceaba en mi sexo hasta arrancarme estremecimientos que escapaban de mi boca con gemidos cada vez mas acelerados.

Busque, como por instinto, el vientre de ella con mi boca. Necesitaba sentir su sabor. La primera vez que podria saber de que se siente al lamer un sexo de mujer. La obligue a subir su pierna al sofa para dejarme el paso libre. Me pare un momento para mirarlo, oscuro, humedo, perlado de gotitas de deseo, me esperaba. Tome aire y me hundi en el. El impacto de su sabor lleno mi boca, mi lengua. La dureza de su clitoris fue la declaracion de mi bisexualidad. Lo lami hasta sentirla temblar. Me asegure de que no escapara tomando sus gluteos con mis manos. Alla, en lomas profundo de mi, la boca de el, me arrancaba el primer orgasmo de la noche. Pese a estar gimiendo como posesa no deje de lamer aquella gruta de placer. Ambas nos corrimos a la par. Nuestros fluidos corrieron por nuestros muslos a la vez.

Ni tiempo tuve de reponerme. La polla de el se aproximo a aquel cono que yo aun lamia, su glande se hundio un tanto en mi boca, quizas buscando que lo humedeciera, y lo hice. Era el primer pene que sentia en mi boca desde que estaba casada. Senti placer redoblado al hacerlo. Lo lami como si fuese mi primera vez.

Despues de unos minutos lo saco y, sin contemplacion, lo inserto en su companera. Frente a mis ojos podia verlo entrar y salir. Era un espectaculo nunca antes visto. Me anime a acercar mi boca y lamer lo que quedaba fuera o el lastimado cono de ella. No pude evitar bajar mi mano a mi propia entrepierna y buscar mi placer tambien.

La chica gemia mas y mas rapido. Sus piernas temblaban. Desde mi privilegiado lugar podia ver su sexo siendo abierto por aquella polla que no cesaba en su empeno. Unas manos la sujetaban de la cadera mientas las mias buscaban palpar aquellos testiculos que golpeaban ritmicamente contra su carne.

Deshicieron el contacto para hacerme caso a mi. Me tumbaron sobre el sofa, mientras ella abria mis piernas, el, buscaba la mejor forma de penetrarme. No tarde en sentir su glande rozar mi cono, lo rozo arriba y abajo haciendome suplicar que lo metiese. No podia aguantarlo mas. Necesitaba que me inundara de carne caliente. No se lo hizo repetir y, con un empujon, se clavo hasta lo mas hondo de mi cuerpo. Un grito escapo de mi boca.

La boca de ella subio a mis pechos para tomarlos a su antojo. Los lamio y apreto antes de sentarse en mi cara, de nuevo, aquel cono, estaba expuesto para mi sola. Lo aplasto contra mi cara mientras sentia como me barrenaban. Mi cabeza giraba en su interior, mis caderas parecian poseidas. En mi garganta se amontonaban los gemidos sin darles tiempo a salir. Mil convulsiones me agitaban entera. No dejaba de lamer aquel cono, necesitaba sentirme banada de sus humedades.

No pude contenerme por mucho rato, mi cuerpo perdio el control. En mi nuca nacio un sunami de placer que bajo por mi columna vertebral, contrajo mis musculos y me estallo en lo mas hondo de mi utero. Olvide el majar que se abria frente a mi boca, olvide quien era y donde estaba. Convulsione hasta el paroxismo, hasta quedar maltrecha. La desolacion de mi cuerpo se habia manifestado de la forma mas brutal que un orgasmo puede tener.

Ambos se retiraron de mi para comerse entre ellos. Ignoraron mi ser para buscar su propio placer. Desde mi seminconsciencia podia ver como la chica era penetrada tumbada sobre mi. Podia sentir sus pechos frotar mi piel, ahora mortecina de placer. Su sudor hacia mas resbaladizo el contacto de nuestros cuerpos. Podia imaginar lo que sentia en su interior. Aquella polla saturandola de carne hasta hacerla boquear.

Mis manos tomaron sus gluteos para separarlos. Sentia la necesidad de ver como se corria. Los muslos de el chocaban contra el enves de mi mano. Busque su boca con la mia y hundi mi lengua en ella. Apenas si podia respirar entre ambos. Sus convulsiones chocaban contra mi cuerpo. Me sentia colmada de su placer.

Como pude sali de debajo de aquel monton de carne agitada. Puse mi cara sobre sus gluteos, necesitaba oler aquel perfume a sexo en mi cara. Aquella polla me parecio gigantesca frente a unos gluteos pequenos. Pense que podria abrirla en dos si se empenaba. La saco un momento fuera para acercarla mi boca, la hundio en ella hasta hacerme sentir arcadas, mi saliva corrio entre aquellos gluteos para ir a parar a un cono caliente y expectante. Me sentia en la gloria con aquel pene grueso en mi boca, su glande se rozaba contra mi paladar haciendo gemir a mi vez. De nuevo volvio a hundirse en ella. Yo lamia la separacion de aquel culo buscando su orgasmo.

Y no tardo en llegar. Sus gemidos se escucharon acelerados debajo de mi, su cuerpo comenzo a dejarse ir, temblo hasta casi hacerme saltar encima suya. Se corrio entre gritos y gemidos descontrolados. Mansamente se relajo poco despues.

La polla salio de su hueco de placer y encontro mi boca a solo un empujon. Supe por su urgencia de entrar en ella que el estaba a un paso tambien. La tome con una mano mientras la hundia en mi garganta. Mi lengua vibro en su glande mientras notaba las pulsaciones que anunciaban la eyaculacion que se me venia. Acelere el paso, necesitaba sentirlo. Sus caderas aumentaron su ritmo. Una mano se apoyo en mi cabeza y una andanada de semen caliente, espeso y pegajoso, fue a parar a mi garganta directamente. Siguio entrando en mi boca, imparable, inundando, ahogandome en el mismo placer que a el le arrancaba gemidos. Sus pulsaciones contra mi lengua. Yo segui mamando aquel mana, que me sabia a gloria, hasta que cesaron sus latidos. Las pulsaciones fueron relajandose y salio de mi boca dejando un gran reguero correr de ella hasta el culo de su amante.

Derrotados de placer, aun no repuestos del todo, yacimos amontonados. Peleando por normalizar nuestros pulsos, apurando las sensaciones sentidas. Navegando aun por los mares del placer.

Me fui de alli un rato despues. Sin promesas de repetir, sin compromisos. Un taxi me acerco hasta donde mi coche esperaba. Me sente frente al volante y alli permaneci tratando de asimilar lo que habia pasado. Por primera vez en mi vida le habia sido infiel a mi marido. Por primera vez en mi vida habia amado un cuerpo de mujer y me habia gustado. Confieso que estaba muy confundida. Confundida y feliz, el placer habia vuelto a mi vida.

Arranque y me perdi en la noche camino de mi casa. Era tarde. Mi marido seguramente ya hacia rato que roncaba. Yo no podia saber si lo nuestro seguiria o no adelante, aunque cansada de la situacion queria darle una oportunidad de nuevo. Siempre esperas que algo cambie, que algo vuelva a ser como era. Esto no lo sabria nunca, jamas sabria que, por una noche, su mujer le fue infiel. Solo por una vez en nuestra vida.
480pJugando a los dados
gratis -5.5k26m
480pvacaciones familiares
gratis -7.1k21m
480pLos melones de mi madrastra
gratis -5.6k21m
480pfollando en el dia de las madres
gratis -3.7k31m
480pel novio de mi hermana tiene el pene pequeno
gratis -5.1k49m
480pfollando a nuestras hermanas a cambio de pasar el examen
gratis -3.5k45m
480pMi hermana tiene curiosidad
gratis -2.9k21m
480pNecesitamos Al Padrastro Real
gratis -3.1k28m
480pmi hermanastra hace los deberes
gratis -3.5k25m
480pNuestras madrastras nos muestran dónde va nuestro semen.
gratis -4.1k26m
480pMi Hermanastra Solo Quiere Verga
gratis -4.4k23m
480pA la hermanastra le gusta estar desnuda
gratis -3.9k23m
480pLa polla gorda de mi hermanastro
gratis -3.4k22m
480pLa pequena polla del hermanastro
gratis -3.7k24m
6 7 8 9 - 33 10 11 12